JUEGOS Y TENDENCIAS

FIFA 18 vs PES 2018: apuestas diferentes para los juegos de fútbol

Publicado el 14/10/2017 04:00 pm


Los dos juegos de fútbol más populares en consolas electrónicas vuelven a enfrentarse en su entrega anual. Ambos ya se encuentran disponibles y, como siempre, surge el dilema de cuál comprar. Las diferencias entre EA Sports y Konami son numerosas y es por esto que conocerlas ayudará a inclinar la balanza y decidir sabiendo qué ofrece cada juego.



Lo primero que llamará la atención, como en años anteriores, es la diferencia de licencias, es decir, el derecho de ponerle a los equipos el logo, el uniforme oficial y el nombre de los jugadores. La prioridad de Fifa es clara: apostar por la liga inglesa. La inversión incluye todos los equipos de la Premier League, los estadios y los jugadores.


Esto obliga a PES a usar nombres ficticios. Sin embargo, Fifa no tiene los nombres reales y los estadios de la liga brasileña, la Champions League, la Europe League y la Súper Copa de la Uefa, que pertenecen al juego de Konami. Además, PES cuenta con la licencia del Barcelona, Borussia Dortmund, Liverpool, Arsenal y casi toda la liga italiana.



Las caras de los jugadores es otro punto importante. Mientras que Fifa mantiene todo el año las caras del juego, PES saca un paquete de 100 caras con cada actualización. Fifa se concentra, de nuevo, en la Premier League y en general en los equipos importantes. Con todo y eso, las caras de estrellas como Casemiro, Asensio, Mertens y Carrasco no las renuevan hace años. PES, en cambio, es mucho más cuidadoso y busca cubrir la mayor cantidad de jugadores. Las diferencias estéticas terminan siendo cuestión de gustos y sólo el usuario podrá decidir cuál prefiere.



La personalización es donde PES brilla, de pronto por la necesidad de cubrir las bajas que tiene en las ligas importantes con respecto a las licencias. El juego de Konami permite descargar de internet paquetes de contenidos para actualizar el juego y dejarlo con todos los nombres, logos, uniformes y ligas. Esto asegura poder mantener el juego vigente a lo largo del tiempo. Fifa, por su parte, no ofrece este tipo de personalización, así que el que lo compre debe saber que no habrá cambios relevantes en actualizaciones posteriores.



Por último, la experiencia de juego es clave, pues los juegos hacen propuestas muy diferentes. Por un lado, PES propone un estilo de juego complejo, basándose en la táctica. Se pueden simular las variables que tiene un partido de verdad, modificando estrategias personalizadas en la formación del equipo. Además, pusieron especial atención en la física al momento de patear, buscando hacer sentir al jugador el peso real del balón junto con su movimiento. Fifa, en cambio, hace una apuesta por lo que lo ha mantenido durante los últimos años como el rey de los juegos de fútbol: la sencillez. Las transiciones de lado a lado son más fáciles y no se hace tan complejo como PES. Una vez más, es cuestión de gustos.


En conclusión, Fifa sigue la línea que le ha generado éxito durante entregas anteriores, arriesgando poco, pero entregando un producto muy completo, redondo y limpio. Tiene, además, el valor agregado de The Journey, el modo historia que simula la vida de Alex Hunter, un jugador ficticio al cual el usuario ayudará para triunfar en el mundo del fútbol. PES, en cambio busca proponer un estilo de juego mucho más realista y personalizable para mantener actualizado el juego durante todo el año. 

Redes Pachamama (Fuente: El Espectador)