JUEGOS Y TENDENCIAS

Análisis de Shadow of the Colossus para PlayStation 2

Publicado el 02/11/2017 08:00 pm


París Games Week fue el escenario escogido por Sony para presentar novedades sobre Shadow of the Colossus para PS4, la nueva reedición de este clásico del Team ICO para PS2. El estudio Bluepoint Games, conocido por su magnífica labor a la hora de remasterizar sagas como Uncharted, Metal Gear Solid, God of War o el propio Shadow of the Colossus, en una versión HD para PS3.


Pero esta vez su labor va más allá del remaster al uso: Shadow of the Colossus para PS4 goza de un apartado gráfico completamente renovado, lo que lo deja a medio camino entre el remake y la remasterización (de forma similar al reciente Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, de Vicarious Visions).


Pero vamos a dejar de mirar al futuro para volver la vista al pasado, concretamente, hacia la obra original. En 2006 llegaba a los circuitos de PS2, y en el número 173 de la revista Hobby Consolas (que llevaba en portada a Old Snake) se publicaba el análisis de Shadow of the Colossus. Análisis que hoy rescatamos para que redescubráis lo que se dijo en su día sobre esta obra maestra.


¿Pensáis que Pau Gasol, Dueñas o incluso Shaquille O'Neal son seres gigantescos? Pues os garantizamos que no son nada comparados con los que vais a encontrar en esta aventura.


Los grandes amantes de las aventuras seguro que recuerdan «ICO», un juego que salió hace más de cuatro años para PS2 y que causó sensación. Pues bien, sus mismos creadores han dado vida a esta nueva y maravillosa aventura, que nos pone en la piel de un joven muchacho (su nombre es un misterio) que quiere resucitar a su novia fallecida.


Para conseguirlo debe dirigirse a la llamada tierra prohibida, lugar custodiado por Dormin, un ente capaz de devolver el alma a los caídos. Sin embargo, este ente pide a nuestro héroe un favor a cambio: derrotar a 16 colosos que habitan en dicha tierra. ¡Y adivinad a quién le toca ayudarle!


El desarrollo es simple pero absorbente: todo se basa en localizar a los colosos, ir a por ellos y, finalmente, derrotarlos. Pero claro, la cosa no es tan sencilla como pudiera parecer en un principio. para empezar, a pesar de las enormes proporciones de los gigantes, localizarles no es una tarea tan fácil debido a que el mundo donde habitan tiene unas dimensiones impresionantes y, además, muchas veces están un poco escondidos, por difícil que esto pueda parecer.


Eso sí, para encontrarles contamos con la ayuda de dos factores. Por un lado tenemos nuestra espada, que es capaz de reflejar los rayos del sol hacia la posición exacta de las criaturas, funcionando como una brújula. Y, por otro, podemos desplazarnos con rapidez de un punto a otro del mapeado con la ayuda de nuestro caballo Agro.


Pero lo mejor llega cuando por fin encontramos a los gigantes, puesto que para conseguir doblegarlos es necesario realizar un proceso divertidísimo y desafiante, sobre todo cuando nos toca enfrentarnos a la última media docena de estas bestias. ¡Son unos seres majestuosos!


Debemos encontrar sus puntos vitales y clavar nuestra espada en ellos para poder vencerlos. La primera tarea, la de dar con sus puntos vitales, no es difícil, pues una vez más basta con echar mano de nuestra espada para que nos los señale.


Sin embargo, el resto es mucho más complicado, puesto que para alcanzarles con la espada es necesario trepar poco a poco por sus cuerpos, y claro, los colosos no se quedan quietos esperando a que los tumbemos, sino que no paran de realizar aspavientos y giros bruscos para provocar que nos caigamos.


Os garantizamos que cada batalla es épica, especialmente las finales, y no vais a parar hasta derrotarlos a todos.

Pero si el desarrollo de la aventura es fantástico, el "colosal" apartado técnico no se queda atrás...

La palma se la lleva el tamaño de los gigantes, ya que jamás habíamos visto unos seres tan descomunales en ningún otro juego, ni de PS2 ni de otra consola. Además su diseño es muy bueno, y sus animaciones verdaderamente fantásticas.


Como veis, la aventura nos ha gustado mucho, muchísimo, aunque también tiene un par de fallos no demasiado relevantes. El más importante es su duración, puesto que en 12 horas podréis superarlo (si no os quedáis atascados en ningún punto, claro), si bien es verdad que seguro que repetís.


Por otro lado, a veces la cámara no nos ofrece la mejor vista de la acción, pero estos fallos nos son determinantes y la grandeza del juego es tal que pasan a un segundo plano.

Redes Pachamama (Fuente: Hobbyconsolas)