ECONOMÍA

¿Cuál pisco se vende más en el extranjero, el peruano o el chileno?

Publicado el 10/11/2017 03:48 pm


Entre los factores que generan rivalidad entre chilenos y peruanos, el pisco es un tema importante.

Hay discusiones de larga data acerca de la calidad o la autenticidad de la bebida alcohólica que se fabrica a partir de la uva en ambos lados de la frontera chileno-peruana, y del famoso cóctel que inspiró, el pisco sour.

 

Se han escrito kilómetros de prosa acerca de las bondades de uno y otro.

Pero ¿y si se aplica la prueba del mercado para intentar zanjar la competencia? O dicho de manera más explícita: ¿Cuál vende más? ¿El peruano o el chileno?

 

La verdad es que al aplicarse las frías cifras del mercado a esta polémica caliente, algunas dudas quedan resueltas y otras no tanto. Hay que empezar por un hecho irrefutable. El pisco peruano se vende mucho más en el exterior. En 2016, las exportaciones de pisco peruano llegaron a 44 países y obtuvieron réditos por poco más de US$8 millones, según cifras de Adex, la Asociación de Exportadores de Perú.

 

En cambio, el pisco chileno vendió cerca de US$2,9 millones en 2016.

En 2017 la tendencia es a reducir un poco la brecha, pero manteniendo la ventaja peruana. Según datos de ProChile, la agencia de promoción comercial chilena, citados en la prensa de ese país, entre enero y mayo de 2017 Chile exportó cerca de US$1,4 millones, un alza de 54% frente al mismo periodo en 2017, mientras que Perú vendió en el exterior en ese mismo periodo US$2,9 millones en pisco.

 

Los atenuantes

De modo que las exportaciones peruanas de pisco por lo menos doblan a las de Chile. Entonces: ¿Discusión saldada? ¿El mercado habló y se inclinó por Perú? No tan rápido. Hay atenuantes.

 

Las exportaciones de pisco

Porcentaje de las exportaciones de pisco peruano que compra Chile

US$8 millones Exportaciones de pisco peruano

US$2,9 millones Exportaciones de pisco chileno

 

En primer lugar, hay quienes dicen que se trata de productos distintos, no necesariamente comparables. "El gobierno de Estados Unidos los clasifica en las estadísticas como productos diferentes", le dice a BBC Mundo Frank Coleman, Vicepresidente del Consejo de Bebidas Espirituosas Destiladas (Council of Distilled Spirits), gremio que promueve la venta de esos productos en Estados Unidos.

 

De modo que no hay manera de escapar completamente a la discusión sobre la calidad misma del producto. Como argumentan ambos países, hay diferencias sustanciales en la elaboración y en la materia prima que a veces dificultan una comparación entre el pisco producido en ambos países.

 

Dicho sea de paso, en este mercado crucial de Estados Unidos, en 2016 Perú vendió US$2,6 millones, mientras que las ventas de pisco chileno en Estados Unidos llegaban en US$927.000, de acuerdo al Consejo.

 

Coleman también le recuerda a BBC Mundo que hay muchos factores que pueden afectar el mercadeo de ambos productos en Estados Unidos, incluyendo de manera importante, la existencia de comunidades de inmigrantes de esas nacionalidades, que forman un mercado natural para el producto.

 

En el caso de Estados Unidos, hay más peruanos que chilenos viviendo en el país, lo que ayuda a explicar la preferencia comercial por el producto peruano. Una estimación del censo decía que los peruano-estadounidenses llegaban a 646.000 en 2015, mientras que los residentes de origen chileno apenas llegaban a 140.000.

 

Chileno compra peruano

Pero otra de las peculiaridades de esta rivalidad comercial se puede encontrar a la hora de ver cuál es el mercado estrella del pisco peruano. Los chilenos, que insisten en defender a capa y espada las bondades de su pisco frente al peruano, son, de hecho, los mejores clientes del producto peruano. Cerca del 30% de las exportaciones de pisco peruano van a su vecino chileno.

 

El pisco sour es igualmente objeto de disputa.

Claudio Escobar, gerente de Pisco Chile, la agremiación de productores chilenos, le explica a BBC Mundo la paradoja.

"Hay que tener en cuenta el peso de la demanda local de cada uno de los países. En el caso de Chile, el pisco es por lejos el destilado más consumido. Cerca del 98% de la producción local es consumida en Chile. Ese mercado cautivo nos ha hecho no mirar con tanta fuerza el mercado internacional".

 

¿Reemplazó Perú a Chile como baluarte del neoliberalismo económico en América Latina?

El pisco en Perú se consume mucho menos que en Chile, dice Escobar. "El consumo per cápita en Perú es de 200 centímetros cúbicos al año frente a 2,2 litros per cápita en Chile", asegura.

 

"A Perú no le queda otra que sacar el producto afuera".

Y por eso, los chilenos, que consumen incluso más pisco del que su país puede producir, se han volcado por el producto peruano, asegura.

 

Crecer afuera

Pero los chilenos están resueltos a buscar reducir esa diferencia, asegura Claudio Escobar a BBC Mundo.

"Hoy entendemos que hay que salir, y que el crecimiento potencial está en el mercado internacional.

 

Se dice que hay diferencias en la uva usada en ambas naciones.

Hemos avanzado mucho en la calidad del producto. Hoy la mayoría del pisco chileno es con doble destilado, lo que lo hace mucho más refinado y mucho más versátil", asegura.

Y añade, "cuando grandes empresas internacionales del sector como Grand Marnier decidieron invertir en el mercado del pisco, escogieron a Chile".

 

Señala igualmente que buscan mercados de exportación nuevos como Argentina así como los grandes mercados de Europa y Estados Unidos.

BBC Mundo intentó contactar a la representación comercial de la embajada de Perú en Estados Unidos para conocer su opinión sobre el tema pero no obtuvo respuesta.

 

En resumen, no hay duda que que los peruanos venden mucho más pisco en el exterior que los chilenos. Pero esto no es prueba contundente de la superioridad de uno u otro. Los chilenos consumen más pisco, tanto chileno como peruano, y hay quienes siguen pensando que, en el fondo, equiparar el producto chileno con el peruano es como comparar peras y manzanas: son cosas distintas.

 

Por lo que las estadísticas del mercado no ofrecen la última palabra en esta encendida competencia que promete continuar.