POLÍTICA

Martín Vizcarra niega pugnas internas en partido de gobierno

Publicado el 06/09/2017 02:32 pm


El primer vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, negó que haya pugnas o división entre los integrantes del partido de gobierno, Peruanos por el Kambio (PPK). Esto luego de que días atrás, el presidente de Peruanos por el Kambio, Gilbert Violeta, sugirió que debe haber cambios en el Gabinete.

 

El propio Vizcarra se sumó a estos pedidos el domingo último. La autoridad insistió ayer desde Moquegua que el gabinete que lidera Fernando Zavala está cumpliendo, pero que como en toda actividad humana, es perfectible y con mayor razón si se quiere alcanzar los objetivos.

 

Considera que además de ser amplio, debe contar con la cuota de profesionales, no solo del sector empresarial, gremial o partidario; sino del mundo académico (universidades).

 

Para Vizcarra las autocríticas son solo diferentes puntos de vista que son naturales como en todo grupo político, más aún cuando el partido está en el gobierno. Pero también, dijo, estas deben ser escuchadas para tomar las mejores decisiones.

 

Para el congresista por Arequipa, Sergio Dávila, no hay fraccionamiento, sino que se debe diferenciar entre las propuestas de la bancada y el tema partidario.

 

Argumenta que Violeta solo pide que se les dé más oportunidades a los partidarios a la hora de designar a nuevos ministros.

 

Entiende que lo más importante es que los partidarios y el mismo Violeta sepan hacer llegar las propuestas al presidente. “Creo que lo correcto es lavar los trapitos en casa", mencionó.

 

Quien sí admite que hay división es el exprefecto de Arequipa, Carlos Mantegazza. Dice que Violeta y Vizcarra recién se han dado cuenta que están quedando fuera del gobierno. "No hay un vínculo entre el gobierno y el partido".

 

Indicó que las pugnas no son de ahora, sino incluso datan de la campaña, cuando surge la presencia de Mercedes Aráoz, actual segunda vicepresidenta de la República.

 

Después que PPK asumió el gobierno, las disputas por el cargo y el poder se vieron más evidentes en las regiones.