POLÍTICA

Ley dejaría fuera de carrera electoral a 78 movimientos

Publicado el 24/01/2018 09:15 pm


“El actual congresista por Madre de Dios del fujimorismo (Modesto Figueroa) llegó al cargo solo por el efecto arrastre. En el 2016, yo saqué mayor votación, pero él entró gracias a la cifra repartidora. Es decir, ganaron en la mesa. Ahora con las elecciones regionales quieren hacer exactamente lo mismo, quieren ganar en la mesa y para eso han cambiado las leyes a su medida”.

 

El reclamo es de Freddy Vracko Metzger, abogado de Madre de Dios que, en el 2016, postuló al Congreso y obtuvo 3.300 votos. De nada le sirvió, pues la cifra repartidora llevó al Parlamento a Figueroa, con apenas 2800 votos.

 

Decidido a seguir en la política, Vracko compró un kit electoral el 15 de diciembre del 2016, en el marco de la Ley de Organizaciones Políticas (Ley 28094). En consecuencia, el plazo para inscribir a su movimiento Alianza Libertad Madrediosense vencía recién en junio de este año.

 

Sin embargo, sobre la marcha, el Congreso sacó en octubre pasado la Ley 30673, cerrando el plazo de inscripción de los movimientos regionales y municipales al 10 de enero.

 

“Yo ya cumplí con todos los requisitos, he logrado inscribir mis comités, solo me falta subsanar 31 firmas y con eso ya estaría inscrito. Para mí está claro: los partidos hicieron una maniobra en el Congreso para sacarnos, al ver que históricamente no han podido ganar a los movimientos en la cancha”, protesta Vracko.

 

Su situación no es la única. La Ley 30673 estaría sacando de carrera electoral en forma automática a por lo menos 43 movimientos regionales y 35 movimientos provinciales y distritales que ya se encontraban en vísperas de concretar su inscripción, según información alcanzada por los personeros a La República. Esto, sin contar a los demás movimientos que compraron el kit con la Ley 28094.

 

DARÁN LA BATALLA

“Bajo el pretexto de que quieren fortalecer la democracia, los partidos que están hoy en el Congreso incurren en un abuso desmesurado de poder al eliminar estratégicamente a los movimientos regionales”. Freddy Lozano es otro de los afectados. Su movimiento Revalora, de Arequipa, también quedaría fuera.

 

“Están afectando el derecho de participación política de unos 45 mil ciudadanos que respaldaron nuestro movimiento”, cuestiona, al tiempo de asegurar que darán la batalla para que la Ley 30673 no se aplique de manera retroactiva.

 

“Estos partidos nacionales, que están todos contaminados por la corrupción de Odebrecht, ahora nos quieren imponer para que participemos en la política formando parte de sus organizaciones. ¡Eso es ilógico!”, cuestiona, por su parte, Wilber Prado Vásquez, personero del movimiento Ande, de Ayacucho, que tiene el mismo inconveniente.

 

En Huánuco, Rodolfo Espinoza, ex candidato al Congreso por Peruanos Por el Kambio, se alejó de este partido al advertir que no tenía mayor presencia ni verdadero interés en las regiones. Formó su movimiento regional cuyo proceso de inscripción estaba más avanzado; pero con la Ley 30673 estaría quedando fuera.

 

Los movimientos afectados se vienen organizando y advierten que darán la pelea para que el Congreso resuelva este problema que generó, con una disposición complementaria transitoria. Al mismo tiempo, exigen al Jurado Nacional de Elecciones hacer prevalecer el principio de no retroactividad de la Ley 30673.