SALUD

Consumir pescado reduce el riesgo de desarrollar cáncer

Publicado el 16/04/2018 09:15 pm


Las personas que consumen pescado de manera frecuente, sumando a un estilo de vida saludable, tienen menores probabilidades de desarrollar cáncer, explica la nutricionista D’Janira Páucar,  del programa nacional “A Comer Pescado”, adscrito al Ministerio de la Producción.

 

La experta señala que ese beneficio es posible gracias al omega 3 presente en este alimento, que se recomienda incluir en una dieta saludable.

 

Según la especialista, "diversos estudio"s han determinado que los ácidos omega 3, de los tipos el EPA y el DHA, dificultan la movilidad de las células cancerígenas.

 

"Ello contribuye en la reducción del riesgo de invasión, metástasis y otros procesos degenerativos que se da a nivel celular en los personas con cáncer", detalló.

 

Una de las investigaciones aludidas por Páucar es la del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, que determinó que los ácidos EPA y el DHA son beneficiosos para los pacientes que padecen cáncer de colon.

 

Ambos ácidos logran bloquear el crecimiento tumoral y frenan el proceso de la angiogénesis (crecimiento de nuevos vasos sanguíneos), lo que ocasiona que el tumor siga creciendo.

 

Los pescados de carne oscura son los que poseen mayor cantidad de omega 3 en su composición. Por ejemplo, por cada 100 gramos de anchoveta se obtiene 2.4 gramos de omega 3 y de la misma cantidad de bonito, 1.9 gramos de esta grasa esencial.

 

En el caso de la caballa y del jurel, se alcanza 1.6 gramos y 1.3 gramos de omega 3 por 100 gramos de estos pescados, respectivamente.

 

Para lograr los resultados esperados y aprovechar al máximo todos sus nutrientes, minerales y proteínas, la especialista recomienda consumir pescado, mínimo, tres veces a la semana. Se deben optar por preparaciones saludables, como a la plancha, al horno, sancochado, al vapor, sudado o en ceviche, y evitar las frituras.

 

Además del pescado, es muy importante incluir en la dieta alimentos como las frutas, verduras, legumbres, así como reducir la ingesta de alimentos altos en grasa y azúcar. Del mismo modo, realizar actividad física, por lo menos, 30 minutos al día para cuidar la salud.