Puno, 23 Julio, 2017

 

Sanguinetti sobre Cueva y Deza: “Hay oportunidades que los jugadores aprovechan y otros no”

Mientras Guillermo Sanguinetti aún celebra el Torneo Apertura que consiguió en Ecuador con el humilde Delfín, se da un tiempo para respondernos el celular. 

De hecho, se sabe de memoria el código postal de Lima, porque fue la ciudad que usó como trampolín a la fama para relanzar su carrera como técnico internacional. Ganó una Copa Inca con Alianza y, de paso, el beneficio de la duda, con un estilo de juego criticado, pero respetado por los resultados.

Desde Manta, ‘El Topo’ hizo una crítica al fútbol peruano, recordó su paso por Alianza Lima y, además, comparó las realidad distintas que viven Christian Cueva y Jean Deza, a quienes dirigió y ahora solo ve por las noticias. Al primero como pieza fundamental de Sao Paulo; y al segundo, al que le deparaban un futuro prometedor, inactivo hace más de seis meses. ¿Qué sensación tiene un técnico luego de salir campeón de un Apertura por primera vez en su carrera?

Fue una campaña brillante la que hizo el equipo. En el último partido, teníamos que acabar ganando, para cerrar como se debe y darle un campeonato a los pocos seguidores que tenemos. Me siento muy contento por ellos. Es muy difícil describir todo el orgulloso que siento en estos momentos.

¿Fue muy difícil adaptarse al fútbol ecuatoriano, luego de su paso por Perú?

La experiencia del año pasado me hizo conocer desde adentro todo el desarrollo del campeonato ecuatoriano. Lo más importante fue que esta vez pude estar desde la pretemporada con un grupo, para luego plasmar la obsesión de campeonar.

¿Hay mucha diferencia entre el fútbol peruano y el ecuatoriano?

Acá hay menos equipos. Somos 12 en total. Y, para un equipo que es de la Costa, como es el de nosotros, es difícil enfrentar a 7 equipos que juegan en la altura. Es un campeonato muy duro, porque son 4 ruedas las que se juegan durante el año. Demanda tiempo que el futbolista se recupere.

FILOSOFÍA DE JUEGO

¿Se considera un técnico ‘bilardista’?

[Risas] Para nada. No confundamos, porque yo estoy en la otra vereda. Me gusta el fútbol bien jugado, pero yo priorizo el saber defender y atacar con transiciones rápidas. En ese marco, mi equipo demostró que juega bien. Somos el equipo menos batido y el que más marcó. Ojo: yo no soy dueño de la verdad.

Pero se asemeja mucho a la filosofía de Bilardo

No, no soy ‘bilardista’. Te digo esto porque yo soy fanático de Gimnasia de La Plata y Bilardo es de la otra vereda; pertenece a la familia del clásico rival [Estudiantes de La Plata]. Respeto mucho su trayectoria, pero sigo mucho la filosofía de Guardiola. Sin embargo, yo no me comparo con ninguno. Tengo mi estilo. Sí comparto que el resultado es lo más importante del fútbol. Hay veces en las que no puedes jugar lindo.

En Perú todavía seguimos pensando en las ‘huachitas’ y en los ‘tacos’ de los 70 y 80

Perú pasa por una época muy distinta a la mencionada. Antes, tenían a jugadores muy buenos. Hoy, se ven menos en su campeonato, pero eso no quiere decir que no tengan los elementos para ser competitivos. Por ejemplo, en el Alianza Lima que yo dirigí, juntamos a futbolistas de buen pie, como Cueva y Deza, pero eso no basta para lograr el objetivo. Su problema es muchísimo más profundo.

¿Le faltó tiempo para que ese Alianza se convenza de su idea?

Cuando se sufren cambios, la confianza no es la misma. Di un paso al costado, no estuve de acuerdo con algunas cosas que pasaban en el club, que hacía falta descomprimir para que el club busque otros horizontes.

¿Y cuál es la percepción que tiene ahora al ver a un Cueva en Brasil y a un Deza lejos de las canchas?

Hay oportunidades que los jugadores aprovechan y otros no. Cueva se mostró, se convenció, llegó a la Selección y salió de su país. En cambio, Deza dejó pasar muchas oportunidades y ese es el resultado.

¿Fue muy difícil dirigir a ambos en un Alianza inquieto?

No, no creo eso. Al contrario, yo los traté a todos por igual y les dejé marcada las pautas. Siempre busqué su mejor rendimiento. Pero el resto depende del jugador; es decir hacia dónde quiere llegar. Eso se plasma dentro y fuera de la cancha.

¿Extraña mucho caminar por La Victoria?

Me dejó un gran recuerdo, por todo el tiempo que dirigí. Me gustaría volver a Alianza. Solo sé que el fútbol te da revanchas.

Redes Pachamama (Fuente: Depor)