Puno, 27 Abril, 2017

 

OPINIÓN: Los cuatro bancos privilegiados por el Estado

Por Daniel Abugattás Majluf

 

Resulta indignante que las 4 instituciones financieras más poderosas del país se acojan a un beneficio que no merecen.

 

¿Sabían que en los últimos años el Estado viene subsidiando con más de S/. 2,500’000,000 a los 4 principales bancos del Perú? Gracias a esta medida otorgada por el Ejecutivo mediante sendos decretos supremos, estas instituciones tienen las utilidades más altas del mundo en relación al rendimiento promedio de la banca internacional.

 

Todas las personas jurídicas de acuerdo a nuestra ley deben pagar una tasa de 30% de impuesto a la renta. Sin embargo, para sorpresa de los lectores, la tasa promedio de los últimos años que ha pagado el principal banco del país es de tan solo 21.77%[1], es decir bastante menos que cualquier comerciante, industrial o proveedor de servicios, ahorrándose hasta un 8.23% en dicho tributo.

 

En primer lugar, recurrimos a la bibliografía para tratar de entender esta aberración: ¿qué son y para qué sirven los subsidios? Una primera definición es: “Generalmente la aplicación de subsidios específicos al consumo o a la producción de un producto cualquiera tiene su origen en la intención de los Estados de alcanzar metas sociales, o bien para favorecer (por distintas razones) a determinadas personas, actividades o zonas de un país“[2].  Vemos que la definición habla por sí misma: los subsidios están diseñados para proteger y fomentar las metas sociales, tales como educación, salud o alimentación.  Entonces, resulta indignante que las 4 instituciones financieras más poderosas del país se acojan a un beneficio que no merecen.

 

Estos subsidios resultan siendo una propuesta contra natura, cuidadosamente diseñada por los economistas liberales que han implementado (y siguen implementando) las políticas económicas en el Perú durante los últimos 25 años. ¿Cómo explicar que a este grupo privilegiado se les subsidie con un incentivo que equivale a otorgar la pensión no contributiva “Juntos” a aproximadamente 1´500,000 ciudadanos[3]?  

 

Lo que queda claro es que ha existido un favorecimiento, solamente justificado en la decisión de beneficiar al BCP, BBVA, Interbank y Scotiabank. Todos sabemos que el sistema financiero peruano tiene las más altas tasas de interés activa en la banca de consumo, así como también exorbitantes comisiones. Si los subsidios otorgados no son para fines sociales, ¿para qué son? Creo q la respuesta correcta podría ser que se trata del uso y abuso del poder económico para el favorecimiento personal.

 

Vemos con asombro cómo los candidatos enfilan baterías contra la SUNAT, como si realmente pensaran hacer algo al respecto, aunque nadie les crea. Sin embargo, ningún candidato se pronuncia por el trato privilegiado del que gozan las mencionadas instituciones financieras.

 

Lo que muchos se preguntarán es por qué ahora hago pública esta denuncia. Al respecto debo informar que oportunamente acusé constitucionalmente al ex Ministro Carranza ante la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso de la República y lamentablemente, fue protegido por todas las bancadas (incluyendo la mía). Otra razón es que muchos medios se negaron a propalar esta información. El Ministro de Economía de este Gobierno, Miguel Castilla, fue Viceministro de Carranza al momento de la modificación del decreto que reguló los mal llamados “creadores del mercado”, creando un mecanismo que permitió a este grupo de bancos privilegiados y sus principales accionistas, utilizar los depósitos de los ahorristas por los cuales pagan no más de 0.25% para comprar bonos del MEF, por los cuales reciben 4% y hasta 6 % de interés. En otras palabras, se les permitió usufructuar el ahorro del pequeño inversionista para favorecerse con las dádivas del gobierno de turno que le ha representado a este grupito de suertudos la friolera de S/. 2,500 millones de soles de subsidios.

 

Esperaré con ansias el día en que algún candidato presidencial marque una posición clara sobre este tema. La ciudadanía tiene el derecho de conocer la verdad y de exigir respuestas justas del gobierno que los representa. Mientras tanto, seguiré luchando desde mi tribuna alzando la voz de protesta ante semejantes aberraciones.

..................................

[1]  http://issuu.com/danielabugattas/docs/impuesto_a_la_renta_a_bancos/1

[2] Walker I, F. Ordóñez F, Serrano P, Halpern J. Pricing Subsidies and then Pooriero – Demand for  November 2011.

[3] http://goo.gl/9jTAcg

..................................

Titulo original: Los 4 privilegiados: la extraña relación entre los grandes bancos y el Estado