Puno, 25 Marzo, 2017

 

El "catastrófico" brote de leishmaniasis que se expande por Medio Oriente

La leishmaniasis cutánea causa lesiones en la piel y deja cicatrices. La mujer de la foto recibía tratamiento en 2010 en Kabul, Afganistán. Esta enfermedad provoca lesiones en la piel y puede dejar cicatrices para toda la vida.

La leishmaniasis es endémica en 70 países y, al menos hasta este nuevo brote en Medio Oriente, más del 90% de los casos aparecían en Arabia Saudita, Irán, Afganistán, Brasil y Perú.

La leishmaniasis cutánea está asociada a un estigma social y se han reportado casos en casi todo el mundo, incluida América Latina. Pero ahora la crisis de refugiados de Siria ha provocado un brote "catastrófico" del mal en países de Medio Oriente.

Esta cruel enfermedad está afectando a cientos de miles de refugiados o personas atrapadas en zonas de conflicto, destaca un artículo publicado en la revista científica Plos Neglected Tropical Diseases.

La leishmaniasis es endémica en Siria desde hace dos siglos (el primer caso se detectó en 1745), pero hasta antes de la guerra estaba contenida en dos zonas alrededor de Alepo y Damasco.

Ahora, "el número real de casos puede exceder los 100.000 al año", dicen los autores del artículo.

Esto puede atribuirse al "masivo desplazamiento de la población dentro del país y a la disrupción ecológica de los hábitats de la mosca de la arena", que es la que transmite el mal.

 

Causada por un parásito

La leishmaniasis cutánea es una enfermedad tropical causada por un parásito diminuto de nombre Leishmania. Provoca llagas o heridas abiertas en la piel, que duelen si se infectan, y puede causar una desfiguración permanente.

Los autores del estudio piden una "acción inmediata".

La crisis de refugiados sirios ha sido uno de los principales factores en la expansión de la enfermedad.

Entre otras medidas, recomiendan programas para proporcionar agua potable, alimentación, servicios de higiene y alojamiento adecuado para mejorar las condiciones de vida de los refugiados, como medida para prevenir nuevos contagios.

La enfermedad afecta a las poblaciones más pobres y, según la OMS, está asociada en general con la malnutrición, los desplazamientos de población, las malas condiciones de vivienda y la debilidad del sistema inmunitario.

La OMS calcula que cada año se producen en el mundo 1,3 millones de casos nuevos y entre 20.000 y 30.000 muertes.

Se han reportado casos de leishmaniasis en todos los continentes, salvo en Australia y en la Antártida.

Redes Pachamama