Hasta tres ceremonias de sacrificio de niños chimú, que datan desde el Chimú Medio (1200-1250 D.C.) hasta la época Inca (1500-1520 D.C.), se habrían registrado en la zona arqueológica Pampa La Cruz, ubicada en el distrito trujillano de Huanchaco, región La Libertad. Vea aquí la galería fotográfica.

Así lo reveló el director del Proyecto Arqueológico Huanchaco, Gabriel Prieto Burméster, quien sostuvo que la superposición de los cuerpos, la forma de entierro, los telares y artefactos hallados refuerzan esa hipótesis.

El investigador nativo de Huanchaco halló junto a su equipo los restos óseos de 95 niños de entre 6 y 15 años, los cuales sumados a los 132 encontrados la temporada 2018 hacen un total de 227.

Precisó que el primer evento de sacrificio se habría registrado entre el 1200 y 1250 D.C., el segundo entre los años 1400 y 1450 D.C., mientras que el tercero y último se habría dado entre los 1500 a 1520 D.C.

El arqueólogo señaló que, hasta el momento, no se ha encontrado evidencia de su relación con algún fenómeno natural como El Niño, por lo que se cree que los sacrificios fueron una ofrenda a la diosa del mar o para celebrar alguna victoria.

 

Conquistas

“Hemos encontrado artefactos de estilo Lambayeque y que por esa misma época aproximadamente los Chimú están conquistando los territorios del norte; entonces, es una posibilidad de que estos sacrificios hayan sido para propiciar buenas batallas o conmemorar triunfos”, explicó.

Lo que aún es un gran misterio para Prieto y su equipo es descifrar por qué los Chimú sacrificaban niños y en qué momento inicia esta tradición.

“Los niños son el bien más preciado de la sociedad, porque representan el futuro de la misma; sin embargo, lo que queremos saber es qué cambió en los Chimú para empezar a sacrificar niños, porque los Moche sacrificaban adultos, pero menores no”, subrayó.

Para el investigador, la respuesta a esta interrogante está en Pampa La Cruz, donde se halló el sacrificio más antiguo de un niño Chimú (1250 D.C.) de todo el valle de Moche, e incluso mucho mayor que los hallados en Huanchaquito.

Tras estos nuevos hallazgos, Prieto destacó la necesidad de construir un museo para Huanchaco, donde se muestren todo lo encontrado durante cada etapa de excavación, pero también parte la cultura viva de la ciudad trujillana. 

 

Fuente: Andina