El Ministerio de Cultura, a través de la resolución viceministerial Nº 009-2020, declaró hoy como Patrimonio Cultural de la Nación al Carnaval de Patambuco del distrito del mismo nombre, provincia de Sandia, por tratarse de una manifestación cultural que reúne elementos andinos e hispanos vinculados al ciclo agrícola.

El dispositivo legal publicado hoy en el diario oficial El Peruano, refiere que este reconocimiento también se hace por representar la cosmovisión quechua de las sociedades puneñas en las que la tierra y el agua constituyen elementos trascendentales para el orden natural y social, y por fortalecer la identidad colectiva de los diferentes sectores del distrito y las comunidades campesinas.

“Encargar a la Dirección de Patrimonio Inmaterial en coordinación con la Dirección Desconcentrada de Puno y la comunidad de portadores, la elaboración cada cinco (5) años de un informe detallado sobre el estado de la expresión declarada, de modo que el registro institucional pueda ser actualizado en cuanto a los cambios producidos en la manifestación, los riesgos que pudiesen surgir en su vigencia, y otros aspectos relevantes, a efectos de realizar el seguimiento institucional de su desenvolvimiento y salvaguardia, de ser el caso”, refiere el dispositivo legal.

Se precisa que el Carnaval de Patambuco se nutre de dos tradiciones: la prehispánica, que se caracteriza por la celebración de las divinidades locales en agradecimiento por la abundancia y bonanza del campo y, la hispánica, asociada al calendario litúrgico católico. 

Así, esta festividad retribuye, mediante danzas y juegos de regocijo, a la pachamama por la producción agrícola del año mientras que, a la vez, es el periodo de jolgorio previo a la dura prueba de expiación que corresponde a la Cuaresma y que comienza el miércoles de ceniza.

Tradicionalmente, el Carnaval de Patambuco se inicia un jueves con el ritual conocido como T’ika pallay −recojo de flores− y finaliza nueve días después, el domingo de cacharpari o despedida. La festividad se desarrolla en la capital distrital e involucra a todas las comunidades campesinas.

Un punto importante de esta declaratoria es que reconoce que la organización de la fiesta, es en la capital del distrito, el periodo de carnaval es liderado por la “Segunda” y su acompañante “Hilaccata”, dos alferados a disposición de la población para la realización de las costumbres propias de la festividad. En el caso de las comunidades campesinas, los Tenientes Gobernadores son los encargados de organizar las actividades carnavalescas y asumir los gastos de alimentación y de las actividades a desarrollarse.

Por otro lado, cada teniente gobernador designa, con un año de anticipación, a dos capitanes −waraqa capitán (varón) y bandera capitán (mujer)− quienes lideran a los grupos de hombres y mujeres de las comparsas dancísticas del Carnaval de Patambuco.