La Corte Superior de Justicia de Lima Norte aclaró que el Juzgado Penal Colegiado Permanente, tras imponerle 11 años de pena privativa de libertad a Adriano Pozo por el delito de feminicidio en grado de tentativa contra Arlette Contreras, dispuso su orden de captura a fin de dar cumplimiento a la sentencia impuesta.

Sin embargo -asegura- esta comunicación fue enviada pero no recibida por la oficina de la policía judicial de Lima Norte. En el comunicado, precisan que la sede policial adujo que este tipo de mandatos judiciales se reciben dentro del horario administrativo; es decir, hasta las 5 de la tarde.

Ante esto, la Corte Superior de Justicia de Lima Norte señala que se levantó un acta que fue remitida a la Fiscalía de Turno del Distrito Judicial de Lima Norte y a la Inspectoría de la Policía Nacional del Perú "para que procedan con arreglos a sus atribuciones respecto a la negativa del personal policial de recibir el oficio de captura".


Fuente: RPP