La compañía israelí Rafael Advanced Defense System anunció la conclusión del desarrollo de la bomba aérea planeadora Spice 250, equipada con un sistema de inteligencia artificial que le proporciona la capacidad de localizar de forma independiente el objetivo especificado y distinguirlo de otros objetos, informa Defense News.

La empresa señala que todas las pruebas del nuevo armamento, incluidas los test de vuelo, han sido completadas con éxito. El Spice 250, que puede desplegarse en bastidores bajo las alas de aviones de combate como el F-16, tiene una ojiva de 75 kilos y un alcance máximo de 100 kilómetros gracias a sus alas desplegables.

Su tecnología electro-óptica de mapeo del territorio, que consiste en cargar datos del terreno en el sistema de guiado de la bomba y combinarlos en tiempo real con imágenes del lugar, permite que el arma funcione sin GPS, según explica Gideon Weiss, subdirector general de 'marketing' y desarrollo comercial de la división aérea de la compañía.

Para distinguir entre objetivos, la bomba utiliza una base de datos que contiene modelos tridimensionales de diversos objetos, así como algoritmos calificados por Weiss como de "aprendizaje profundo".

En el futuro, los desarrolladores planean introducir la posibilidad de selección automática de un objetivo secundario en caso de que el proyectil sea incapaz de detectar su objetivo principal.


Fuente: RT