Los líderes tecnológicos más importantes del mundo testificaron ante el Congreso para defender su modelo de negocios

Los congresistas estadounidenses interrogaron este miércoles a los directivos de las gigantes tecnológicas, una industria que hasta ahora ha escapado en gran medida del control de las autoridades del país y que es uno de los temas de campaña a menos de 100 días de las elecciones.

Científicos reviven microbios atrapados en el fondo marino hace 100 millones de años

Científicos reviven microbios atrapados en el fondo marino hace 100 millones de años

¿Cuánto pueden vivir la vida microscópica en estado latente? Esta es la pregunta que investigadores de Japón y Estados Unidos querían responder cuando se propusieron re...

La comisión judicial ha investigado durante el último año posibles abusos de posición dominante por parte de Google, Amazon, Facebook y Apple (también conocidas como GAFA), los efectos sobre los consumidores (usuarios) y la pertinencia de las leyes antimonopolio existentes y su aplicación.

Sundar Pichai (Alphabet, empresa matriz de Google), Tim Cook (Apple), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jeff Bezos (Amazon) comparecieron por videoconferencia debido a la coyuntura del coronavirus.

“En pocas palabras, tienen demasiado poder”, dijo el titular de la comisión antimonopolio de la Cámara de Representantes, David Cicilline, en sus comentarios de apertura de la audiencia virtual con los CEO de los cuatro gigantes tecnológicos estadounidenses.

“Ese poder evita nuevas formas de competencia, creatividad e innovación”, agregó el representante demócrata de Rhode Island. “Las plataformas dominantes han ejercido su poder de manera destructiva y perjudicial para expandirse”.

“Antes de la pandemia de covid-19, estas corporaciones ya se destacaban como titanes en nuestra economía”, indicó. “Sin embargo, a raíz de la covid-19, es probable que emerjan más fuertes y poderosos que nunca”.

Los CEOs de Amazon, Apple, Google y Facebook: Jeff Bezos, Tim Cook, Sundar Pichai y Mark Zuckerberg. Foto: AP

Los críticos de estas empresas rápidamente han vinculado esta audiencia con la famosa declaración realizada en 1994 por los ejecutivos de las principales tabacaleras, quienes afirmaron enfáticamente bajo juramento que los cigarrillos no eran adictivos, una postura que luego los hundió en la infamia por los documentos que demostraron que las compañías sabían de sus efectos y los utilizaban para sus campañas.

Mark Zuckerberg testifica ante el Congreso estadounidense. Foto: JIM WATSON / AFP

Por su parte, el Departamento de Justicia de EEUU, la agencia de Defensa al consumidor y varios estados también han lanzado investigaciones sobre las GAFA.

A ambos lados del espectro político aumenta la presión contra la omnipotencia política y económica de las plataformas digitales, que la pandemia de Covid-19 ha hecho más esenciales que nunca en la vida cotidiana. Y más ricas, también. Entre marzo y junio, los multimillonarios Bezos y Zuckerberg acumularon respectivamente 43.700 y 32.000 millones de dólares adicionales, según un estudio realizado por un centro de expertos estadounidense que aboga por la justicia fiscal.

¿Monopolios?

Tim Cook enfrentó duros cuestionamientos sobre el poder de mercado de la App Store de Apple y su trato hacia los desarrolladores. “Tratamos a todos los desarrolladores de aplicaciones de la misma manera”, dijo Cook. “No tomamos represalias ni intimidamos a las personas”.

Algunos, en contraste, legisladores buscaron bajarle el tono a las críticas a los titanes de internet, que también han sido alabados por su innovación e introducción de nuevas tecnologías.

Bezos, en su primera aparición ante un panel del Congreso, defendió el manejo de Amazon de los vendedores externos, tras se objeto de duros ataques de Cicilline. Bezos rechazó la afirmación y señaló: “Hay muchas opciones para las pequeñas empresas... Creo que somos la mejor”.

En tanto, Zuckerberg llamó a Facebook una “compañía orgullosamente estadounidense” y agregó que la historia del coloso de las redes sociales “no hubiese sido posible sin las leyes de Estados Unidos que alientan la competencia y la innovación”.

Google y Facebook capturan la mayor parte de los ingresos globales de publicidad digital. Las interacciones de los usuarios con sus servicios “gratuitos” y ampliamente dominantes les permiten crear perfiles de consumidores y vender espacios publicitarios muy específicos a gran escala.

Pero las GAFA también tienen cosas en común. Nacidas en el Lejano Oeste estadounidense, han ido abarcando mucho más de sus negocios principales, desde la nube hasta el entretenimiento, con nuevos proyectos y adquisiciones. Sobre todo, son maestras en el arte de recopilar y utilizar datos personales, el motor de la economía digital. Difícil para otros actores competir en estas condiciones.

Las leyes antimonopolio de Estados Unidos hacen difícil para los reguladores actuar contra las empresas simplemente por ser grandes o dominantes si no pueden demostrar que dañan a los consumidores o abusan de su poder de mercado.

Los congresistas deben, por tanto, determinar si las cuatro gigantes tienen una posición dominante gracias a prácticas ilegales que tienen entre sus objetivos aniquilar toda competencia.

A diferencia de las autoridades europeas, Estados Unidos ha sido bastante cauteloso con este asunto. “Nuestras leyes son menos propicias a la aplicación de sanciones, y existe esta fe en general en la capacidad de los mercados para regularse”, comentó Harry First, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York. “Los reguladores son prudentes porque no les gusta perder en los tribunales”, agregó First, ex director del departamento antimonopolio de la Oficina del fiscal de Nueva York.

La ley estadounidense, tal como se ha aplicado en los últimos años, exige para autorizar medidas contra las empresas que sus actuaciones claramente perjudiquen a los consumidores, por ejemplo llevando a un aumento de los precios.

De ahí la segunda pregunta formulada, implícitamente, a la comisión judicial: ¿deberían promulgarse nuevas leyes?

Incluso en el caso de una respuesta positiva, probablemente será necesario esperar al próximo Congreso, después de las elecciones de noviembre. La nueva legislación “probablemente tendría una mejor oportunidad de resolver el problema, pero llevará tiempo interpretarla”, subrayó First. “No hay una solución milagrosa”.

Fuente: Infobae con información de AFP

Recomendados