Backus, dueña del 90% del mercado de cervezas en el país, anunció ayer un alza de precios en sus productos justificado en la última modificación del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) que se aplicará a las bebidas alcohólicas y que elimina el gravamen bajo un sistema mixto.

Sin embargo, Crisólogo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), señaló que en los últimos cuatro años la compañía cervecera “ha dispuesto incrementos cuando le ha parecido conveniente pese a no haber un aumento en el ISC. Ahora, más bien, tiene el pretexto perfecto para echarle la culpa al Gobierno para incrementar el precio de las cervezas más populares”.

Cáceres resaltó que al ser una empresa monopólica puede disponer de alza en los precios en cualquier momento.

“Los grandes perdedores no son solo los consumidores que estamos expuestos a este tipo de decisiones sino también los competidores más pequeños que sobreviven a duras penas víctimas de un mercado monopolístico”, agregó.

Ley de Fusiones

El presidente de Aspec indicó que el incremento de precios en un monopolio son las consecuencias nefastas de la ausencia de una ley Ley de Control de Fusiones.

“Es lamentable que hasta ahora el Pleno del Congreso no haya votado el dictamen de dicha ley que fue finalmente aprobado con un retraso de más de diez años”.

Precisó que por la ausencia de esta ley se consumó la adquisición por parte del grupo Intercorp, dueño de Inkafarma, compró a las cadenas Mifarma, Fasa y BTL. Situación similar se vive en el caso de la cerveza que solo un grupo económico concentra el mercado.

“Creo que la prevalencia de intereses subalternos y poderosos lobbies empresariales nos ha llevado a esta penosa situación. Urge que las instituciones que conforman el aparato estatal reaccionen. Al Congreso le toca legislar de una vez y al Poder Ejecutivo adoptar las medidas para paliar las consecuencias de estos monopolios que vienen proliferando a vista y paciencia de todo el mundo”, enfatizó.


Fuente: La República