Indonesia enviará docenas de contenedores de basura no reciclable de vuelta a sus países de origen tras descubrir que la carga estaba contaminada con otros materiales. De esta forma, Yakarta se suma a un movimiento en crecimiento en el sudeste asiático de naciones que se niegan a convertirse en el vertedero del mundo desarrollado.

La Dirección General de Aduanas indonesia, citada por AP, comunicó este martes que 49 contenedores que se encuentran en el puerto de Batam serán devueltos a Australia, EE.UU., Francia, Alemania y Hong Kong (China) debido a que su contenido violaba las leyes locales sobre la importación de desechos peligrosos y tóxicos.

Por otra parte, Basuki Suryanto, jefe de aduanas en el puerto de Tanjung Perak, en Java Oriental, indicó que otros 8 contenedores con 210 toneladas de desechos llegaron de Australia el pasado mes de junio. En teoría ese cargamento tenía solo papel, pero en realidad también incluía otros materiales.

"Resultó que los contenedores también tenían desechos domésticos, latas, botellas de plástico, envases de aceite, artículos electrodomésticos usados, pañales para bebés usados y calzado usado. Así que decidimos devolverlo al país de origen", aseveró Suryanto.

A finales del 2017, China prohibió la importación de residuos, decisión que provocó que ciertos países desarrollados se quedaran sin destino para su basura, lo que hizo que gran parte de esos desechos comenzaran a enviarse a las naciones del sudeste asiático.

La guerra de la basura
En mayo pasado, Malasia anunció la devolución de 3.000 toneladas de residuos plásticos no reciclables a sus 14 países de origen, entre los que se encontraban EE.UU., Reino Unido, Francia, Japón y Canadá.

La disputa por las importaciones de basura también ha tenido como protagonista a Filipinas, que recientemente devolvió a Canadá unas 2.500 toneladas de desechos domésticos que llegaron al país erróneamente etiquetados entre 2013 y 2014. El Gobierno canadiense había asumido la responsabilidad y asegurado que tomaría "todas las medidas necesarias", pero no cumplió con los plazos y Manila decidió repatriar los residuos.

Por otro lado, un reciente informe realizado por la consultoría británica Maplecroft reveló que EE.UU. es el principal productor de basura del mundo y uno de los peores en reciclaje. En esa misma línea, una investigación del diario The Guardian mostró que miles de toneladas de plástico estadounidense están siendo transportadas cada año a algunas de las naciones más pobres o con reglamentaciones deficientes de reciclaje.

Según ese reporte, Ecuador es el único país latinoamericano que se encuentra entre los destinos de la basura norteamericana. Como muestran los gráficos, la importación de desechos por parte de la nación sudamericana habría comenzado en el primer semestre del 2017.


Fuente: RT