CONTÁCTENOS:
Cabina : 051352200
Secretaria : 051366222
Marketing : 951300575

El gobierno brasileño anunciará este miércoles la liberación parcial de cuentas normalmente reservadas para casos de despidos, con la intención de dar un impulso "de emergencia" de 11.200 millones de dólares a una economía anémica.

"Estamos facilitando mucha cosa de emergencia, porque nuestra economía no va bien, aunque ya está dando señales de recuperación. Creo que podemos ayudar bastante a la gente este año, con la entrada de un dinerito en el comercio", dijo este miércoles el presidente Jair Bolsonaro.

La expectativa es inyectar 42.000 millones de reales (unos 11.200 millones de dólares) en los engranajes del consumo entre 2019 y 2020, precisó el martes el ministro de Hacienda, Paulo Guedes. El anuncio oficial de la medida será por la tarde, en presencia de Bolsonaro.

El plan inicial -"que puede cambiar hasta última hora", admitió Bolsonaro- es que los trabajadores puedan retirar este año hasta 500 reales (USD 133) y un porcentaje variable en 2020 del Fondo de Garantía por Tiempo de Servicio (FGTS), constituido con aportes patronales para compensar despidos "sin justa causa".

La suma se completa con la liberación parcial de otro fondo de amparo a los trabajadores (PIS/Pasep).

Las medidas pretenden dar un impulso a una economía que después de dos años de recesión (2015-2016) creció apenas 1,1% tanto en 2017 y 2018, con 13 millones de desocupados.

Para 2019, las expectativas no cesan de degradarse.

El martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo el pronóstico de crecimiento para 2019 en Brasil del 2,1% previsto en abril al 0,8%.

El plan de reactivación de Guedes se basa en recortes fiscales y privatizaciones, para sanear las cuentas públicas y recuperar la confianza de los inversores.

La intención inicial del equipo económico era permitir una utilización más amplia, pero el sector de la construcción puso el grito en el cielo, alegando que se vería afectado gravemente con la reducción de esas reservas usadas para financiar programas de vivienda, saneamiento e infraestructura.

En 2017, el entonces presidente Michel Temer ya liberó el retiro de dinero de las cuentas inactivas.

Fuente: AFP