La economía de Brasil creció 0,4% en el segundo trimestre respecto al primero, evitando caer en recesión después de haberse contraído 0,1% (dato revisado) en enero-marzo, informó este jueves el instituto oficial de estadísticas IBGE.

La expansión es superior a la estimación promedio de 0,2% establecida por 31 analistas consultados por el diario Valor.

"Es una sorpresa extremadamente positiva y nos obligará a revisar nuestras proyecciones", afirmó el economista André Perfeito, en una nota de la consultora Necton.

En comparación con el segundo trimestre de 2018, el crecimiento fue de 1%.

La expansión del segundo trimestre respecto al primero estuvo asegurada por la industria (+0,7) y los servicios (+0,3%), que compensaron una contracción de la agropecuaria (-0,4%).

Los datos deberían aportar alivio al gobierno del presidente Jair Bolsonaro y de su ministro de Economía, Paulo Guedes, embarcados en un programa de ajustes fiscales y privatizaciones con el que pretenden dinamizar a la mayor economía latinoamericana, después de dos años de grave recesión (2015-2016) y otros dos de débil crecimiento (+1,1% tanto en 2017 como en 2018).

En el primer semestre de 2019, el PIB brasileño tuvo un crecimiento interanual de 0,7%. Y en el acumulado de 12 meses, el incremento es de 1% comparado con los doce meses anteriores.

Las proyecciones tanto oficiales como del mercado para 2019 son de un crecimiento de 0,8%, en fuerte degradación respecto al 2,5% esperado a inicios de año, cuando Bolsonaro llegó al poder.


Fuente: AFP/Infobae