CONTÁCTENOS:
Cabina : 051352200
Secretaria : 051366222
Marketing : 951300575

La desigualdad salarial en Brasil llegó a su mayor nivel en 2018 desde que se empezó a llevar registro nacional de la estadística en 2012, reflejando una desaceleración económica que ha afectado enormemente a los pobres.

Datos de la agencia nacional de estadística publicados el miércoles muestran que el conocido como coeficiente Gini —que se utiliza para medir la desigualdad— está justo por arriba del nivel registrado en 2012.

Marcelo Neri, de la Fundación Getulio Vargas, dijo que los aumentos del 2015 al 2018 representan un giro de los años previos de “crecimiento incluyente”.

La desigualdad es la más alta desde 2012 | Foto: Shutterstock

Brasil sufrió una devastadora recesión en 2015 y 2016 que provocó que el desempleo subiera a dos dígitos. Desde entonces, el crecimiento sólo ha promediado un poco por arriba del 1%, muy distante de la robusta actividad durante el auge mundial del precio de las materias primas de la década previa.

Según Folha de S. Paulo, el ingreso mensual promedio obtenido del trabajo del 1% más rico de la población brasileña alcanzó, en 2018, el equivalente a 33.8 veces la ganancia obtenida por el 50% más pobre.

La diferencia entre los ingresos obtenidos por el 1% más rico y el 50% más pobre el año pasado es un récord en la serie histórica de PNGEC (Encuesta Nacional Continua de Hogares) del sistema de estadísticas nacional, que comenzó en 2012.

La desigualdad ha aumentado porque el ingreso real de la mitad más pobre ha disminuido o aumentado mucho menos que el más rico, especialmente en los últimos años.

Desde el comienzo de la encuesta, y coincidiendo con el aumento de la desigualdad, también ha habido una disminución en el total de hogares que reciben el subsidio conocido como Bolsa Familia, e incorporado durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva, de 15.9% en el total del país en 2012 a 13.7% en 2018.

Además, la concentración extrema de ingresos en Brasil revela que el 10% de la población con los mayores ingresos poseía, el año pasado, el 43,1% de la masa de los ingresos totales (unos 119,6 mil millones de Reales). En el otro extremo, el 10% más pobre tenía solo el 0,8% de la masa de ingresos (R 2,2 mil millones).

De acuerdo con estos cálculos, informó Folha, Brasil es el país democrático más desigual del mundo, solo por detrás del autocrático y pequeño Qatar.


Fuente: AP