Al menos dos soldados de las fuerzas armadas de Estados Unidos destacadas en Afganistán murieron este miércoles al estrellarse el helicóptero en el que viajaban, sin que se conozca oficialmente todavía la causa del siniestro.

Sin aportar detalles concretos del suceso, la oficina de prensa del Ejército estadounidense expresó en un comunicado que, aunque las causas del suceso están siendo investigadas, "los informes preliminares no indican que fuera causado por fuego enemigo".

La fuente tampoco ofreció la identidad de los fallecidos, ya que su política es mantener esa información reservada hasta 24 horas después de haber notificado la muerte a sus familiares.

Los talibanes, sin embargo, reivindicaron el derribo del helicóptero, ocurrido supuestamente esta madrugada en la provincia oriental de Logar durante una operación conjunta de las fuerzas afganas y estadounidenses contra bases insurgentes en la región.

"El helicóptero fue derribado y murieron 54 invasores y soldados afganos. Tras estrellarse, el helicóptero se incendió y resultó completamente destruido", aseguró en un comunicado el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

Mujahid añadió que tras la caída del aparato llegaron al lugar varios aviones estadounidenses para asegurar la zona y recoger a los fallecidos y heridos.


Fuente: EFE