Extraña muerte de 275 elefantes en Botswana prende las alarmas de los conservacionistas

Los cadáveres se acumularon en la zona del río Okavango, un lugar donde esta especie todavía es abundante y persiste a pesar de la creciente presencia humana. En situaciones habituales, la zona es frecuentada por muchos turistas, aunque debido a la pandemia del coronavirus, el lugar apenas ha tenido actividad desde algunos hace meses.

Precisan cuánto tiempo tardan en recuperar los sentidos del gusto y del olfato los pacientes con Covid-19

Precisan cuánto tiempo tardan en recuperar los sentidos del gusto y del olfato los pacientes con Covid-19

La pérdida de los sentidos del gusto y el olfato es uno de los síntomas que pueden afectar a personas que sufren el covid-19. No obstante, de acuerdo con un nuevo estud...

La muerte de los paquidermos es todo un misterio y está siendo objeto de análisis por varios laboratorios de Zimbabue, Sudáfrica y Canadá. De forma preliminar se apunta a que estos ejemplares no pudieron haber muerto de hambre o sed porque ni el alimento, ni el agua escasean en la zona.

La hipótesis de que haya sido culpa de los cazadores furtivos también está descartada. En primer lugar, si hubiese sido culpa de ellos, el marfil de sus cuernos habría sido arrancado. Pero este preciado material se mantuvo intacto por semanas. También queda descartado el uso de venenos, ya que habría afectado a otras especies y, de momento, solo han aparecido elefantes muertos.

El país africano sigue sin hallar una razón. "Las investigaciones respecto a la muerte sin explicación de los elefantes aún están en proceso", señaló este jueves el Ejecutivo de Botswana en un comunicado.

¿Pudo ser una enfermedad la causa de la mortandad?

Algunas de las hipótesis apuntan a que la causa pudo ser algún patógeno. "Es muy, muy extraño, especialmente que sea solo en elefantes. Me hace sospechar que es alguna enfermedad de algún tipo, pero es solo especulación", afirmó a EFE Niall McCann, director de conservación de la organización británica National Park Rescue, que ha tomado la iniciativa en la divulgación de este problema.

Todo comenzó a principios de mayo, cuando varios ecologistas reconocieron cadáveres de decenas de animales de esta especie. Como el Gobierno local no actuaba ni colaboraba en la búsqueda, estos mismos conservacionistas decidieron realizar batidas más amplias y extensas por la zona del Okavango y ahí fue cuando encontraron los cadáveres.

Con esa nueva búsqueda, el número total de elefantes fallecidos por causas desconocidas aumentó, según sus recuentos, hasta 350.

"Además había otros elefantes que caminaban alrededor y que claramente mostraban signos de impedimentos neurológicos, como caminar en círculos o tener las piernas inestables. Para mí eso indica que lo que sea, se trate de una enfermedad, un veneno o una toxina, tiene efectos en el sistema nervioso", apuntó el experto.

También se ha descartado que pueda ser alguna toxina como el ántrax, ya que, en este caso, los cadáveres tendrían huellas notables de su paso, como es el tener las patas extremadamente rígidas.

La pasividad de las autoridades de Botswana

Para los conservacionistas, el Gobierno de Botswana está siendo "muy lento a la hora de responder", incluso a pesar de las dificultades causadas por la pandemia de Covid-19. Aunque puede haber causas políticas detrás.

"La región está cerrada y los recursos son escasos. No tienen la capacidad localmente de hacer todos los test necesarios para identificar el problema y necesitan ayuda. La segunda razón es más política, esta Administración siempre se ha cuidado de demostrar a los habitantes rurales que no se preocupan más por los animales que por la gente", opinó McCann.

El riesgo es que, según este especialista, no se puede ignorar que lo que está matando a los elefantes podría desembocar en una auténtica crisis de salud para toda la fauna salvaje, el ganado e incluso también los humanos.

Incluso, no se puede descartar que la causa de todo esto sea el coronavirus. Se sabe que este virus puede afectar a otros animales, como los gatos, pero no se han hecho pruebas en elefantes.

Botswana, con una colonia de alrededor de 125.000 ejemplares, es el país del mundo con más elefantes. De ellos, un 10 % se encuentra en la zona del Delta de Okavango. 

Con EFE, Reuters y medios locales

Recomendados