De pie sobre el cuerpo inmóvil de un niño intubado de 5 años que no usa nada más que un pañal de plástico, un trabajador sanitario iraní con un traje y máscara de materiales peligrosos le rogó al público una sola cosa: dejar de beber alcohol industrial por temor al nuevo #coronavirus. El niño, ahora ciego después de que sus padres le dieron metanol tóxico creyendo que lo protegería contra el virus, es solo una de las cientos de víctimas de una epidemia dentro de la pandemia que ahora afecta a #Irán.