El expresidente Alejandro Toledo afronta ahora un pedido de extradición para que pueda ser juzgado por el delito de lavado de activos. Esta solicitud la hizo ayer el jefe del equipo especial para el caso Lava Jato, Rafael Vela.

Pero no vendrá solo, sus cómplices en el caso Ecoteva también tendrán que comparecer ante la justicia. Una de ellas es su esposa y cómplice Eliane Karp. La Fiscalía ha pedido para la ex primera dama una pena de 16 años y 8 meses y el pago de S/6 millones de reparación civil. Además, ha solicitado que sea extraditada inmediatamente de los Estados Unidos, al comprobarse que actuó conjuntamente con Toledo en el delito.

La tesis de Vela sostiene que la sociedad conyugal Toledo-Karp fue la beneficiaria final de los millonarios inmuebles en Las Casuarinas y la oficina de la Torre Omega que se adquirieron a través de la empresa Ecoteva, que figuraba a nombre Eva Fernenbug, mamá de Karp. Con el dinero de Ecoteva también se terminó de pagar la hipoteca de sus casas en Punta Sal por US$277 mil y en Camacho por US$217 mil. Los fondos de Ecoteva tienen su origen en el dinero de los sobornos que Toledo le cobró a las empresas brasileñas mientras fue presidente.

Este dinero fue transferido a las cuentas de los testaferros Avi Dan On, exjefe de seguridad; Shai Dan On, hijo de Avi; y Josef Maiman, amigo de Toledo, este último acogido a la colaboración eficaz. Estos personajes colocaron el dinero en la empresa de Fernenbug para que Toledo y Karp lo usen a su antojo.

Para Avi Dan On, la Fiscalía pide una pena de 16 años y 8 meses y el pago de S/6 millones por reparación civil. Vela también ha pedido que sea extraditado de Israel.

Alejandro Toledo y su círculo de confianza.

La artífice KARP
La acusación fiscal señala que Eliane Karp tuvo el dominio de las adquisiciones, “al final todas las operaciones de los inmuebles se materializaron con su entorno familiar y amical”. El documento cuenta que el matrimonio Toledo-Karp empezó bajo el régimen de separación de bienes, pero, antes de realizar la compra de los dos inmuebles y pagar las hipotecas, este cambió por el de sociedad de gananciales, que comparte los beneficios de las propiedades adquiridas.

Cuando el Ministerio Público le preguntó Eva Fernenbug sobre quién tuvo la iniciativa de comprar la casa en Las Casuarinas, la anciana respondió que “creo que fue mi hija quien le dio esa información (a Maiman) porque ellos estaban en contacto”.

El expediente Ecoteva, que fue entregado ayer a la jueza Araceli Baca, tiene 68 tomos y 33,666 folios.


Fuente: Perú 21