El valle del Colca ofrece un paisaje de cumbres y profundidades, surcado por los cóndores. Ese es su atractivo para los miles de turistas que lo visitan.

Sin embargo, al alcalde de Tapay-poblado —en la margen derecha del río—, Guzmán Huacallo Tejada, se le ocurrió la peregrina idea de construir una vía carrozable en el Bomboya, uno de los cerros que forma parte de las paredes del cañón del Colca. Los trabajos se efectúan con maquinaria pesada y el nevado de 4 300 metros de altura es dinamitado para la obra.


El Bomboya adquirió fama nacional en 2011; entonces, se perdió el estudiante Ciro Castillo Rojo, cuyo cuerpo fue encontrado muerto después de más de 200 días de búsqueda. Más allá de este lamentable hecho, esta cumbre forma parte del paisaje cultural del Colca. No puede intervenirse, salvo los permisos correspondientes.

El director de Cultura, Rodolfo Nicoli, advirtió que la obra no cuenta con la autorización respectiva y anunció medidas legales contra la comuna y la autoridad edil.

Denuncia

El primero en dar la alerta fue el gerente de la Autoridad Autónoma del Colca (Autocolca), Francisco Portugal. El funcionario se mostró indignado. Contó a La República que las obras se iniciaron hace cinco meses aproximadamente. Pese a los exhortos, el alcalde no quiso paralizar los trabajos.

"Nos ha dicho que el objetivo de la obra es comunicar los pueblos de Tocayo y Malata. Se entiende, pero deben contar con todos los permisos para preservar el paisaje cultural. Por encima de todo, está la protección del turismo", indicó Portugal. Este agregó que ya hizo las denuncias ante la Autoridad Regional de Medio Ambiente (Arma) y el Ministerio de Cultura.

Pero estos últimos han negado el ingreso de denuncia alguna. Es más, el director de Cultura se sorprendió, cuando le explicamos el tema y le mostramos las imágenes. "De inmediato, vamos a tomar acciones. Un equipo del ministerio acudirá a la zona y se paralizará la obra. Es una aberración", adelantó Rodolfo Nicoli.

Sin permiso de Cultura

El jefe de Cultura explicó que todo el valle del Colca está protegido por ser un paisaje cultural. Esa categoría se explica en sus vestigios de las culturas Cabana, Collahua e Inca. "No hay ninguna obra pública o privada que no se haga sin el respectivo Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) y otros permisos que brinda el Ministerio de Cultura con el fin de proteger el patrimonio", indicó Nicoli.

Además, el arqueólogo de este ministerio, Arnaldo Ramos, contó que el municipio de Tapay ya había intentado el año pasado que se le expida el CIRA para dicha obra, pero se lo negaron, debido a que el trazo de la vía pasaba por zonas de andenería y restos arqueológicos. Luego de eso, no volvieron a tramitar el expediente ni lo mejoraron.

El arqueólogo agregó que, en muchas ocasiones, los alcaldes de la zona del Colca quieren hacer obras sin permisos y sin tener cuidado de no destruir el paisaje turístico. En esta ocasión, el Ministerio de Cultura iniciará una investigación y podría recomendar una denuncia penal contra el edil y los funcionarios que resulten responsables.

Sin expediente

Para más indignación, los pobladores y vecinos de Tapay denuncian que la obra no cuenta con expediente técnico ni aprobación presupuestal del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Se estaría haciendo con dinero de una empresa minera de la zona.

Pudimos verificar en el portal del MEF que, efectivamente, la obra no existe. Lo máximo que se le parece es un proyecto de mejoramiento de la transitabilidad peatonal, pero nada de carreteras.


Fuente: La República