Una joven madre que aparentemente estaba en una crisis económica envenenó a sus dos hijos dentro del hostal Los Reyes Inn, ubicado en la Av. Andrés Avelino Cáceres C-11 del distrito de Hunter, cerca al Terminal Terrestre.

El parricidio se descubrió al promediar las 11:20 horas de ayer, cuando el cuartelero Alfonso Cruz (51) escuchó pedidos de auxilio desde el tercer piso.

Una vez allá, encontró a Katiana Mullisaca Q. (24) retorciéndose de dolor en el pasillo, mientras en la habitación 14 estaban los menores Yuri Dorian (05) y Ailen Yashira (03), sin signos vitales sobre la cama. Ambos estaban tapados.

La policía evacuó a la joven a la emergencia del Honorio Delgado, donde los médicos le salvaron la vida. Ahora está en observación con custodia policial. Será investigada por parricidio y podría recibir cadena perpetua.

Los agentes de Homicidios y peritos que realizaron la inspección hallaron tres botellas casi vacías en la habitación del crimen. Dos eran de Frutaris y una de Frugos. Por la data de muerte, se cree que el niño fue envenenado a las 6 de la mañana y cuatro horas después la niña.

La última fue la joven, que al parecer se arrepintió y buscó ayuda. El cuartelero dijo que la madre llegó al hostal el domingo a mediodía. Por la noche salieron a cenar y aparentemente ya no tenían dinero para el desayuno.


Fuente: La República