CONTÁCTENOS:
Cabina : 051352200
Secretaria : 051366222
Marketing : 951300575

Jóvenes universitarios crearon un minilaboratorio portátil que tiene como objetivo enseñar ciencia y tecnología en escuelas públicas y privadas de Lima, sobre todo en zonas donde el acceso a estas actividades humanas es mucho más difícil.

El “Minimal Fab Lab" es la iniciativa creada por Astrid Puma, Isabel Vinelli, Hugo Negreyros y Elvin Mejía, estudiantes de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), quienes buscan incentivar la creatividad de los escolares con el fin de que puedan desarrollar ellos mismos sus propios proyectos.

“El propósito es transportar el área del laboratorio de la universidad a diversas escuelas para darle la oportunidad a los jóvenes de que se vuelvan makers (cultura aficionada a la construcción de aparatos tecnológicos). Sobre todo a lugares donde el acceso no es muy fácil”, sostuvo Puma Alvites, estudiante de tercer ciclo de ingeniera de UTEC.

Dicho proyecto fue presentado durante el Tour Maker 2019, evento que consiste en el recorrido guiado a las FabLab (red de laboratorios locales que favorecen la creatividad proporcionando el acceso a la tecnología) de cuatro universidades de Lima, en el marco de las actividades de la Semana de la Innovación (15 al 19 de julio).

Brazo Robótico
El uso de la tecnología para optimizar los procesos de desarrollo de actividades industriales o cotidianas hoy en día es más visible. Por ello, son cada vez más las personas que están comprometidas en la creación de proyectos innovadores que generen un impacto positivo durante estas operaciones.

Entre ellos se encuentra Diego Salazar, un joven estudiante de octavo ciclo de ingeniera mecánica de UTEC, que creo un brazo robótico con el fin de mejorar a futuro la productividad en las pequeñas y medianas fabricas del país.

“Por ejemplo, una persona que trabaja en el área de empacado de una fábrica durante una jornada de ocho horas puede tener un grado de perdida de eficiencia, generando posibles accidentes. En cambio con este proyecto tecnológico tú lo puedes programar indefinidamente y así evitar esos inconvenientes”, sostuvo Salazar.

Asimismo, se podría utilizar desde un lado social en el proceso de rehabilitación de pacientes. “Se programa los movimientos para rehabilitar alguna extremidad del cuerpo humano. De ese modo, un fisioterapeuta no tendría que realizar la misma actividad de manera prolongada”.

Impresora 3D

Hoy en día el uso de las impresoras en tres dimensiones es cada vez más usada por los profesionales en el mundo entero. Personalización, inmediatez y flexibilidad en el desarrollo de productos, son solo algunas de las características que abarca esta tecnología. Por ello, diego Salazar también presentó durante el Tour Maker la Impresora 3D FMD de gran escala, con el fin de visualizar los beneficios en la producción de piezas.

“Consiste en replicar diseños que se crean en una computadora. Así, en vez de mandar a producir una pieza de un auto en una fábrica que no sabes si va a encajar, lo puedes realizar con esta impresora a una medida personalizada. Además, el costo es mucho más bajo en comparación con mandarlo a hacer en una fábrica”, subrayó el joven universitario.


Fuente: Andina