Tras conocerse la edad del sospechoso de raptar y asesinar a una niña de cuatro años, diversos especialistas coinciden en que el adolescente de 15 años no recibirá ninguna sanción penal de ser hallado culpable.

De acuerdo al abogado penalista, Luis Lamas Puccio, al agresor no le corresponde una pena, sino que tendrá una responsabilidad atenuada por ser menor de edad.

“No se le aplica una pena, sino una medida de resocialización, será recluido en Maranguita hasta que cumpla la mayoría de edad”, explicó. El agresor deberá pasar por evaluaciones psicológicas. “Si no se resociabiliza será llevado a una cárcel común”, indicó.

Asimismo, la abogada penalista, Romy Chang, indicó que esta medida tiene un plazo no mayor a ocho años.

“Como tiene 15 años no le corresponde ninguna sanción, sino lo que en el derecho se le conoce como medida socioeducativa, la cual está orientada en la educación del menor. Como no es una pena, el máximo plazo para darle esta medida es de ocho años”, señaló a La República.

Según la letrada, cuando el menor cumpla la mayoría de edad mantendrá la misma medida.

“Al cumplir 18 años continuará con esta medida porque se estableció cuando era menor de edad”, indicó Chang a La República.

Cámaras de seguridad captaron a sujeto llevándose a la niña
Las cámaras de seguridad captaron cuando el sujeto se lleva a la menor con dirección desconocida.

Tal como se ve en las imágenes, el sujeto interceptó a la menor cuando estaba acompañada de su prima y su hermana de dos años de edad.

Luego de un intercambio de palabras, deciden caminar juntos, sin embargo, de un momento a otro, el adolescente se adelantó y empezó a correr en dirección contraria.

De acuerdo a la Policía, la vestimenta que se muestra en las imágenes de las cámaras de seguridad fue encontrada durante una diligencia realizada en la vivienda del menor, ubicada en la zona de Tahuantisuyo. Además de prendas de vestir, se halló la mochila y algunas herramientas que habrían sido usadas para asesinar a la niña.

El menor continúa desaparecido. Según contó la madre del adolescente, el último día que lo vio fue el sábado 29 de febrero cuando sustrajo dinero de su hermano, presuntamente para huir al interior del país.


Fuente: La Repíblica