La comunidad campesina de Maure presentó un proceso constitucional (acción de amparo) ante el Juzgado Mixto de la Provincia de Tarata para detener la ejecución del proyecto hídrico Vilavilani. Esta comunidad es el área de influencia del proyecto.

En el documento se argumenta que el Ministerio de Agricultura, la Autoridad Nacional del Agua, la Autoridad Local del Agua y el Proyecto Especial Tacna (PET) no notificaron ni consultaron a la comunidad de Maure sobre Vilavilani.

Este proyecto tiene cuatro componentes y uno de ellos es el trasvase de un caudal del río Ancoaque, en época de avenidas, a la ciudad de Tacna. Con el trasvase, el PET pretende cubrir por 20 años la demanda de agua potable en la ciudad. Para cumplirlo, construirá el canal de Vilachaullani, primer componente de Vilavilani.

Marcial Laura Condori, presidente de la comunidad de Maure, sostuvo que son alrededor de 80 familias las que demandan una consulta previa sobre Vilavilani. Consideran que la extracción de recursos hídricos en su territorio afectará el ecosistema de bofedales (pastizales alimentados por el acuífero), los cuales son necesarios para garantizar la ganadería. "Nosotros vivimos de la crianza de camélidos. No tenemos luz ni agua potable. Somos una población en extrema pobreza. Queremos que se haga un estudio actualizado que demuestre los efectos que tendrá Vilavilani", declaró Laura.

El gobierno regional ya licitó el canal de Vilachaullani y se está a la espera de contratar supervisión. Cumplida esta adjudicación, la obra tendría que iniciarse. Los comuneros dijeron que no lo permitirán.


Fuente: La República