CONTÁCTENOS:
Cabina : 051352200
Secretaria : 051366222
Marketing : 951300575

A través de una operación de control y fiscalización migratoria en diversos puntos del norte del país, la Superintendencia Nacional de Migraciones y la Policía Nacional intervinieron a más de 150 ciudadanos venezolanos que ingresaron de manera irregular al Perú por la zona de frontera en Tumbes.

Los inspectores migratorios y agentes policiales se apostaron en la Panamericana Norte, a menos de 15 kilómetros de la frontera con Ecuador, en la zona de Tronco Seco, donde detectaron a los extranjeros indocumentados tras intervenir los vehículos.

Ellos fueron llevados al puesto de control migratorio del Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf) para su registro biométrico y posterior declaratoria de inadmisibilidad al Perú e impedimento para ingresar por un periodo de 15 años. Luego, fueron puestos a disposición de la Policía de Requisitorias para su salida del territorio nacional.

Lita Orrego, la jefa zonal de Migraciones Tumbes, precisó que las acciones de control y fiscalización continuarán junto a la Policía Nacional, como parte de las acciones adoptadas para garantizar la seguridad interna del país.

Vale precisar que la Ley de Migraciones establece en su artículo 58°, inciso d, que “serán expulsados los extranjeros que estén incursos en los siguientes supuestos: Por encontrarse en situación migratoria irregular e ingresar al país sin realizar el control migratorio”.

Según Migraciones, desde el 2017 se dictó la expulsión y salida obligatoria a más de 2 mil 750 ciudadanos extranjeros, de los cuales, 538 son colombianos, 328 venezolanos, 302 españoles, 258 cubanos, y el resto ciudadanos de otros países latinoamericanos, asiáticos y africanos.

En la víspera, el presidente de la ONG Unión venezolana en Perú, Óscar Pérez, informó que presentarán una propuesta para regularizar la situación migratoria de al menos unos 300 mil ciudadanos venezolanos en Perú. Esta iniciativa se la harían llegar al canciller de la República, Néstor Popolizio.


Fuente: El Comercio