Abimael Guzmán y la cúpula senderista fueron condenados por liderar el accionar de esta organización y por el atentado en la calle Tarata, en Miraflores, a dos cadenas perpetuas y al pago de una reparación civil en favor del Estado que asciende 3,702 millones de soles, la más grande impuesta por la justicia en la historia peruana.

Se trata, según dijo el procurador antiterrorista Milko Ruíz, de una reparación civil que deberán pagar en forma solidaria los 12 integrantes del Comité Central de Sendero Luminoso, en compensación por el daño causado al país por su accionar delictivo.

Explicó que en el denominado “megaproceso”, en el cual Abimael Guzmán, Elena Yparraguirre y otros líderes senderistas fueron condenados el 2006 a cadena perpetua, la reparación civil en favor del Estado fue de 3,7000 millones de soles.

“Si bien no es proporcional al daño que causaron, se acerca”, refirió a la agencia Andina.

Por el atentado en la calle Tarata, caso por el cual Guzmán y la cúpula senderista recibió una segunda condena a cadena perpetua, la justicia les impuso el 2018 una reparación civil de 2 millones de soles, a pagarse también en forma solidaria por los 12 cabecillas subversivos.

Medio millón de soles cobrados

De todo ese monte, según el procurador Ruíz, se cobró hasta el momento a los líderes senderistsa 581,911 soles.

“La procuraduría ya cobró ese dinero en efectivo, se encuentra en las arcas del Estado, se hicieron pagos en efectivo por parte de la cúpula senderista y por las presiones y embargos entablados por esta procuraduría”, señaló.

Comentó además que, a pedido de la procuraduría, se tienen embargados siete inmuebles de propiedad de los integrantes de la dirigencia senderista por un valor de 15 500,000 soles.

De todos eso bienes, cuatro corresponden a Osmán Morote Barrionuevo, por 12 000,000 de soles; los otros tres inmuebles pertenecen a Margie Clavo Peralta, Martha Huatay y Laura Zambrano, cada uno de ellos valorizado en un millón de soles.

Ruíz precisó que todos estos bienes serán rematados por mandato judicial para hacer efectivo el pagó que adeudan al Estado.

El procurador antiterrorista, destacó asimismo, la importancia que tuvo la captura de Abimael Guzmán, un día como hoy hace 27 años, hecho que significó la debacle de esta organización terrorista.

“Si bien queda una facción en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) que irán cayendo, toda la estructura criminal y terrorista empezó a desplomarse tras la detención de Guzmán, que fue el líder ideológico de este grupo criminal”, apuntó.


Fuente: Andina