Los murciélagos brindan muchos beneficios al ser humano, más de lo que se piensa, pues son polinizadores, dispersadores de semillas y controladores de plagas, subrayó hoy la directora de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), Jessica Gálvez-Durand Besnard.

La funcionaria se pronunció así ante la situación registrada en el caserío de Culden del distrito de Catache, en la provincia de Santa Cruz, región Cajamarca, donde pobladores atacaron con fuego a murciélagos hallados en un local; los animales fueron rescatados por el Serfor y liberados en una caverna alejada.

Gálvez-Durand Besnard lamentó lo sucedido en Cajamarca e invocó a los pobladores no se les ataque, si desean dispersarlos basta con ponerles fuentes de luz. “Evitemos afectar a nuestra fauna silvestre que es parte del equilibrio ecológico”, exhortó. Gracias a los murciélagos existen diversas especies forestales y de flora silvestre, dado que son dispersores de semillas y polinizadores, reiteró.

No hay que desnaturalizar la situación por la pandemia del coronavirus, los murciélagos no son nuestros enemigos, al contrario, el 70 % de las especies en el mundo se alimentan de insectos, muchos de ellos nocivos para la agricultura y nuestra salud, como los mosquitos transmisores del dengue y otras enfermedades, puntualizó.

“Los murciélagos son los mamíferos más numerosos que existen en casi todos los continentes excepto la Antártida y como todas las demás especies silvestres cumplen un rol fundamental en la naturaleza, no deben ser usadas para consumo”, remarcó Gálvez-Durand Besnard.

La actual situación nos lleva a reflexionar sobre cómo estamos viviendo, si ya tenemos especies domesticadas, de producción; tal vez debemos mejorar las buenas prácticas de crianza en el consumo, pero para qué comer la fauna silvestre que origina un riesgo de propagación de ciertos virus existentes en los animales o en el bosque, aseveró.

Fuente: Andina