Durante una jornada maratónica de casi ocho horas, el Congreso celebró este martes el denominado “Pleno Ético”, en el cual revisaron cuatro informes de la Comisión de Ética que recomendaban suspensiones para cuatro parlamentarios: Yesenia Ponce, Daniel Salaverry, Moisés Mamani y Roberto Vieira.

La faena en de sanciones en el Legislativo inició en horas de la mañana de este martes, con la suspensión a la congresista oficialista Yesenia Ponce, a la que se le impuso un plazo de 60 días fuera del Congreso por haber negado ante la Comisión de Ética que vivió en un domicilio de San Borja, pese a que había pruebas de que sí había residido en dicho distrito.

El Pleno continuó después con el caso del expresidente del Congreso Daniel Salaverry, quien recibió una suspensión de 120 días tras ser denunciado ante la Comisión de Ética por haber presentado informes falsificados de sus viajes de representación.

El tercer parlamentario suspendido, también por 120 días, fue el congresista de Fuerza Popular Moisés Mamani, quien fue denunciado ante la Comisión de Ética por haber consignado información falsa concerniente a su paso por el colegio en su declaración jurada cuando postuló al Congreso.

Aunque Héctor Becerril, su colega de bancada, presentó una cuestión previa para que el informe del caso de Mamani regresar a la Comisión de Ética, finalmente la representación nacional —incluida la bancada fujimorista— voto a favor de que se suspenda al legislador naranja.

Ahora, Moisés Mamani suma su segunda suspensión de parte del Congreso, pues en diciembre de 2018 fue también suspendido por cuatro meses por el caso de tocamientos indebidos contra una trabajadora de la aerolínea Latam.

El último congresista suspendido este martes de Pleno Ético fue el parlamentario de Cambio21 Roberto Vieira, a quien se acusó de haber solicitado dinero a su primo para intervenir a su favor ante el Ministerio de la Producción, a fin de levantar una sanción en contra de una embarcación pesquera propiedad de uno de sus primos. Como Salaverry y Mamani, también recibió una suspensión de 120 días.

 

Fuente: La República