El extesorero y personero legal de Fuerza Popular, el abogado Luis Mejía Lecca, confirmó que documentos incriminatorios del partido fueron sustraídos e incinerados para que no cayeran en manos del fiscal José Domingo Pérez durante la operación policial del 7 de diciembre de 2017.

La ex secretaria nacional de organización de la agrupación fujimorista, e íntima amiga de Keiko Fujimori, Ana Herz de Vega, coordinó la eliminación de la evidencia documentaria en su propia vivienda, según lo relatado por Mejía y corroborado por otro testigo que intervino en los hechos.

Luis Mejía, quien está preso por haber organizado la compra de falsos aportantes a la campaña presidencial de Keiko Fujimori, señaló con datos precisos cómo la cúpula decidió ocultar y destruir el acervo documentario que se encontraba en la calle Los Morochucos, en la Urbanización Santa Constanza, en Surco. En este local Keiko Fujimori dirigió la campaña presidencial de 2011.

De acuerdo con la manifestación de Mejía, dos trabajadoras de la extesorera Adriana Tarazona Martínez, Giannina Delgado Rospigliosi y Rocío Pardo-Figueroa Álvarez, por indicaciones de sus superiores trasladaron abundantes documentos sobre los aportes a la campaña presidencial a sus respectivos domicilios para que no fueran intervenidos por el fiscal Pérez.

Más recientemente, Delgado y Pardo-Figueroa manejaban información contable y recibos de supuestas donaciones de dinero que entregaban a los abogados de los falsos aportantes para mentir a las autoridades que investigan el caso.

“El 7 de diciembre de 2017, cuando se realizó el allanamiento del local del partido ubicado en la calle Los Morochucos, en Surco, las señoras Giannina Delgado Rospigliosi y Rocío Pardo-Figueroa (Álvarez) llevaron a sus respectivos domicilios documentos contables en cajas referidas a las campañas de 2011 y 2016 del partido, dado que eran personal de suma confianza de la señora Adriana Tarazona Martínez (extesorera fujimorista)”.

Por tratarse de evidentes prácticas de obstrucción a la justicia, el fiscal solicitó y obtuvo la autorización judicial para allanar los domicilios de Delgado y Pardo-Figueroa, medida que se cumplió ayer.

Cenizas quedan
Los hechos descritos por el exdirigente de Fuerza Popular, Luis Mejía Lecca, confirman la hipótesis de la fiscalía de que dirigentes del partido naranja desplegaron acciones de obstrucción para que las autoridades no obtuvieran acceso a evidencia incriminatoria.

Luis Mejía, quien actuó como personero legal de Fuerza Popular en las elecciones presidenciales de 2016, también confirmó que fue convocado por la confidente personal de Keiko Fujimori, Ana Herz de Vega, para destruir documentos del partido, retirados del local de Los Morochucos. La cita fue en el domicilio de Herz, en la avenida Rinconada Baja, Urbanización La Estancia, en La Molina. Herz comunicó a Mejía que debían eliminar los papeles potencialmente comprometedores.

Para cumplir con la directiva, el abogado Luis Mejía convocó a dos personas de confianza del partido naranja, Shirley Montenegro Flores y Melissa Sánchez Bernaola, para emprender la tarea de eliminar los documentos de la organización.

El sábado 24 de agosto, La República informó que a instancias de Ana Herz en el domicilio de la exdirigenta fujimorista se incineraron documentos que habían sido trasladados del local de Los Morochucos. El fiscal Pérez citó a Montenegro y Sánchez para que rindieran su manifestación sobre los hechos descritos por Mejía. Pero solo asistió Melissa Sánchez Bernaola. A pesar de haber sido citada tres veces, Shirley Montenegro no se ha presentado y todo indica que será llevada de grado o fuerza ante la fiscalía. Por su parte, Melissa Sánchez confirmó lo manifestado por Luis Mejía Lecca.

Incineración confirmada
Para empezar, Sánchez detalló la relación laboral con Mejía: “Sí, lo conozco y he mantenido vínculo laboral desde 2013 cuando ingresé a laborar en el Congreso en el Grupo Parlamentario Fuerza Popular. El vínculo se mantuvo hasta mediados de 2016. No obstante, por temas de coordinación partidaria, ya que soy simpatizante de Fuerza Popular, he mantenido comunicaciones y coordinaciones eventuales con él hasta antes de su detención”.

Luego, Melissa Sánchez confirmó que Mejía la convocó para que fuera a la casa de Ana Herz. “Me pidió que lo acompañara a un lugar sin especificarme cuál (...), señaló que era por un tema confidencial y me pidió discreción, ya que se trataba de ver unos documentos. (...) Me indicó que nos encontraríamos entre las avenidas Javier Prado y La Molina. Al día siguiente cuando ya estaba en camino, Luis Mejía me llamó y me dijo que fuera avanzando porque se le había presentado un imprevisto e iba a tardar en llegar. También me dijo que iría Shirley Montenegro Flores. Nos encontramos en el punto y juntas nos trasladamos hasta la dirección. Como se demoraban en atendernos, nos comunicamos con Luis Mejía y nos dijo que iba a llamar a la señora Ana Herz de Vega para que nos atendieran. Ahí recién me entero que dicho inmueble era la casa de Ana Herz de Vega”, relató Melissa Sánchez.

Después de separar los documentos, Melissa Sánchez y Shirley Montenegro procedieron a retirarse: “Estando en el primer piso me acerqué a unas gradas que dan al jardín. Lo mismo hizo Shirley (Montenegro). Desde ahí pudimos observar que Luis Mejía y Ana Herz conversaban en una zona donde está ubicado un horno o parrilla empotrada donde había fuego y se notaba que ellos dos estaban quemando algo. No podría precisar concretamente qué es lo que estaban quemando, pero definitivamente no se trataba de alimentos”.

Los hechos ocurrieron el 9 de marzo de 2018, según la testigo. También fue testigo el esposo de Ana Vega, Santiago Vega Melgar.

Debido a que la información proporcionada por Luis Mejía Lecca fue debidamente corroborada por el fiscal José Domingo Pérez, es que este requirió al juez Víctor Zúñiga Urday autorización para proceder a los allanamientos en las viviendas de Giannina Delgado y Rocío Pardo-Figueroa.

Luis Mejía Lecca se ha convertido en el primer miembro de la dirigencia de Fuerza Popular en aportar información clave sobre acciones de obstrucción a la justicia, lo que reiteradamente negaba la cúpula del partido naranja, empezando por la propia Keiko Fujimori.

“Sí se quemaron documentos”
“Creo que las dudas se han disipado y el Ministerio Público tiene ahora más claridad sobre que, efectivamente, en la casa de Ana Herz de Vega sí se quemaron documentos para proteger al partido (fujimorista) y obstaculizar la investigación en los delitos que hoy son motivos de investigación”, dijo a La República el abogado de Luis Mejía Lecca, Raúl Noblecilla Olaechea.

“Mi defensa es diferenciada de los demás coinvestigados, no tenemos relación alguna con ellos ni sus abogados. Nosotros realizamos una defensa participativa buscando que se llegue a la verdad”, señaló Noblecilla.

El dato
Ubicación 1. Melissa Sánchez labora en el despacho del congresista fujimorista Carlos Tubino.
Ubicación 2. Shirley Montenegro trabaja con la congresista fujimorista Gladys Andrade Salguero.

 

Fuente: La República