Luego de la liberación de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, el abogado Tirso Vargas, indico que la decisión que opto el Tribunal Constitucional, es un mal antecedente para la justicia peruana, debido a que el máximo ente podría aceptar que la disolución del congreso fue ilegal.

Manifestó que es una mala señal para la próxima audiencia del máximo ente constitucional donde debatirán el pedido que hizo el expresidente del Congreso de la Republica, si la disolución fue legal o no, y posiblemente nuevamente los magistrados del TC digan que fue un atentado contra los derechos de los exparlamentarios.

Además, el abogado señalo que el tribunal constitucional es un ente que debe responder al poder constituyente que es el pueblo, y no a los intereses de un grupo político, porque a pesar que no son parte de la política, tienen que tener una lectura política y que esté acorde con la justicia.