“La entrada en vigencia de la Nueva Ley Procesal del Trabajo beneficiará a los demandantes en tiempo y dinero porque se van a resolver entre dos a tres meses y los gastos serán menores”, afirmó el Gestor Administrativo del Equipo Técnico Institucional de Implementación de esta Nueva Ley en Puno, Andrés Medina Valencia.

Explicó que, con esta Nueva Ley Procesal del Trabajo, los procesos laborales se resolverán en dos meses en primera instancia, es decir, en 40 días hábiles y en tres meses, si va a segunda instancia.

“Con la antigua ley los procesos laborales tenían una duración de 630 días hábiles, es decir, de 5 a 6 años, además, los gastos durante el proceso eran perjudiciales para el demandante y para el poder judicial”, indicó.

Sobre los procesos laborales que se están con la antigua ley, aclaró que las demandas que aún no tienen ninguna audiencia judicial, serán trasladadas a la Nueva Ley Procesal del Trabajo, pero los que ya tienen audiencias o están para sentencia, deben concluir con la antigua ley.

 


Redacción: MYCH