Las cincuenta juntas vecinales de la ciudad de Puno, requieren el apoyo de parte de la municipalidad provincial de Puno, gobierno regional, prefectura y otros, señaló el coordinador del barrio Chacarilla Alto, Henry Pino Díaz.

Indicó, que por el desinterés de parte de las autoridades se han desactivado ocho juntas, cuando se debía fortalecer y crear más a nivel de toda La Ciudad de Lago. “Solamente la policía está colaborando actualmente y otras entidades se desentienden”, remarcó.

Asimismo, fue autocrítico al señalar que la población no se compromete para la conformación de más juntas vecinales, sin embargo, pide seguridad para evitar robos, asaltos.