La tarde de ayer, tanto el gerente general de la empresa Electro Puno, Cesar Luizar Obregón como el gerente comercial Percy Arriaga Arredondo, renunciaron a sus cargos de manera irrevocable. Ayer se efectuó una sesión de emergencia del directorio donde aceptaron ambas dimisiones.

Durante los últimos días, distintas organizaciones sociales y los mismos usuarios de energía eléctrica han protagonizado una variedad de medidas de protesta, destacando los cacerolazos nocturnos, pidiendo la dimisión de estos funcionarios y de los miembros del directorio de la empresa estatal.

La renuncia de ambos gerentes se formalizó a través de documentos dirigido al presidente del directorio de Electro Puno, Edwin San Román Zubizarreta. Ahora se espera la renuncia del gerente de Operaciones, Ángel Ttito Huarayo y de todos los integrantes del directorio, por la pésima conducción de la empresa.

En tanto, las medidas de protesta en distintas ciudades de la región de Puno continuarán hasta que se materialicen la totalidad de cambios y se retroceda con los sobrecostos en la facturación aplicado al cálculo a los miles de usuarios en los meses de marzo y abril, periodo de la emergencia nacional para evitar la diseminación de la covid-19.

Se conoció que ayer (jueves) en la tarde, se desarrolló una sesión de emergencia con la participación de los cinco miembros del directorio, donde abordaron las renuncias, los cuales fueron aceptadas sin mayores dilaciones.

Hoy (viernes) continuará la sesión de directorio donde decidirán la designación del nuevo gerente general y gerente comercial. También estaría en agenda, los reajustes necesarios en la facturación del verdadero consumo de los usuarios.

El presidente de la Central Única de Barrios y Urbanizaciones Populares de Puno (CUBUPP), Percy Mayta Quispe, señaló que los miembros del directorio de Electro Puno deben pronunciarse sobre estas renuncias. Además, invocó a la población hacer sentir su voz de protesta para que todo el directorio también dimita a sus cargos.

De manera enérgica, pidió que con los 25 millones de soles anuales que recauda Electro Puno como utilidad, se subsidie el pago del servicio de energía eléctrica a la población de la región durante el estado de emergencia. El dirigente también cuestionó al gobernador regional, Agustín Luque quien ha brillado por su ausencia y no respalda a la población en esta lucha.