Defensoría del Pueblo recomendó que se retire el mobiliario que habían ingresado los servidores de la Procuraduría del gobierno regional de Puno hasta que no se valide un documento que autorice la ubicación de los muebles vía conducto regular en la Oficina Regional de Atención a las Personas con Discapacidad (OREDIS).

También pidió que respete esta oficina ya que la Mesa de Trabajo Interinstitucional y las personas con discapacidad realizan reuniones permanentes.

Por su parte, representantes de organizaciones de personas con discapacidad señalaron ante la Defensoría del Pueblo que “Hay intromisión en la oficina de OREDIS por la Procuraduría Regional. No hemos sido comunicados para que ocupen nuestros espacios”.

De manera inmediata personal de la Oficina Defensorial de Puno se trasladó al lugar, ubicado en el pasaje Lima, donde también asistieron los representantes de CONADIS, OREDIS, Asociación de Personas Ciegas Virgen de la Candelaria y servidores de la Procuraduría Pública Regional. En una mesa de conversación donde intermedió la Defensoría del Pueblo, los asistentes resaltaron la ubicación y espacio que requieren las personas con discapacidad.

El coordinador de OREDIS Puno, Felipe Aleluya Arocutipa, refirió que la procuraduría no curso ningún documento a la referida oficina para ocupar un espacio, por esa razón la Defensoría del Pueblo intervino para dar solución a este problema generado.