Estando a 28 días para el inicio de clases del año escolar 2020, hasta la fecha, la Dirección Regional de Educación de Puno (DREP), no ha remitido el informe de las instituciones educativas de la región que resultaron afectadas por las fuertes precipitaciones pluviales y desbordes de ríos.

El representante de los padres de familia ante el Consejo Participativo Regional (COPARE), Mario Gutiérrez, se mostró muy preocupado frente a esta situación, ya que según el reporte de los diferentes distritos, varios centros educativos tendrían serias afectaciones en su infraestructura; sin embargo, la DREP no se pronuncia frente a estos hechos.

“El inicio de las clases está programado para el 16 de marzo, pero debido a estos contratiempos, el gobierno regional está en la potestad de determinar una nueva fecha para el inicio de las clases”, afirmó Mario Gutiérrez, al tiempo de indicar que esto se puede concretar siempre y cuando la DREP informe de los daños causados a los diferentes centros educativos.