Diez ovejas fueron devoradas por los perros del exregidor de la municipalidad distrital de San Antón (Azángaro), Jorge Adrián Huaricallo, quien no quiso reconocer la afectación negándose a asumir el pago y por el contrario mostró una actitud prepotente.

Estos ovinos pertenecen a los humildes campesinos: Orlando Chipana y Flora Tutacano, quienes quedaron afectados por esta pérdida, más aún cuando fueron humillados por el dueño de los perros.

Frente a este problema, tuvo que intervenir la ronda campesina, donde la exautoridad se comprometió pagar a los afectados y los pobladores se aprovecharon se quejaron que no es la primera vez que ocurre estos hechos, sino en varias ocasiones, donde nunca reconoció el irresponsable ciudadano.

 


Redacción: FI