El director del Hospital Carlos Monge Medrano de Juliaca, Freddy Velásquez Angles, mostró su preocupación ante la recategorización de este nosocomio a nivel II-1, y sostuvo que se realizará un trabajo coordinado para subsanar las falencias y retornar al nivel II-2.

Precisó como primera medida se someterán a una autoevaluación para corregir algunos problemas y necesidades en las áreas críticas y definir los requerimientos inmediatos en los próximos 30 días. Dijo que inmediatamente se buscará la categorización a nivel II-2.

Admitió que esta recategorización pone en riesgo la continuidad del actual número de personal y la calidad de atención ante una eminente reducción de presupuesto, además se cerraría la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y no se atendería a pacientes de otras provincias.

Cabe indicar que diariamente este nosocomio atiende por consulta externa a alrededor de 300 atenciones médicas, sin contar los servicios de otros profesionales; mientras por el servicio de emergencia se atiende alrededor de 100 pacientes diarios.

A su turno, el presidente de la Central de Barrios de Juliaca, Orlando Fernández Sejje, expresó que es una mala noticia para la ciudadanía y responsabilizó directamente a las autoridades de turno del gobierno regional, por haber permitido que ocurra esto.

Por ello para los próximos días se convocará a una reunión de dirigentes para concertar algunas medidas, pues considera que esto es un atentado contra la salud de la población.

Cabe indicar que ahora el hospital Carlos Monje Medrano de Juliaca, de acuerdo a las Unidades Productoras de Servicios de Salud (UPSS), no podrá prestar los servicios de Cuidados intensivos y Anatomía Patológica, que sólo tendrá el hospital Manuel Núñez Butrón de Puno.