El poblador del distrito de San Pedro de Putina Punco, provincia de Sandía, presentó hace tres meses varios documentos a la subprefectura de esa localidad solicitando garantías personales, sin embargo, hasta la fecha no tiene respuesta.

El ciudadano de nombre Dionicio Sucasaire, vive en carne propia la indiferencia y burocracia del Estado, al no ser escuchado, por tanto, tuvo que trasladarse hasta a la ciudad de Puno, para alcanzar otro documento a la prefectura y le indicaron que volviera dentro de 30 días, para conocer su caso.

Ésta la segunda queja contra el subprefecto del distrito de San Pedro de Putina Punco, provincia de Sandía, Federico Enríquez Condori, quien como se sabe la semana pasada fue denunciado por otro ciudadano por agresión física, por negarse a comprar cajas de cerveza de su empresa distribuidora.


Redacción: FI