Una fuerte granizada que soportó el distrito de San Miguel en la provincia de San Román, convirtió la puerta de la novísima infraestructura de la sede administrativa, en una trampa mortal debido a que el piso mojado causo que varios pobladores sufrieran una serie de caídas.

Según denuncia de los pobladores este sería un claro ejemplo del pésimo trabajo que se desarrolló en esta obra, ya que debieron contemplar otro tipo de material para el piso teniendo en cuenta que la provincia de San Román se registra constantes precipitaciones pluviales.

Según imágenes viralizadas en las redes sociales, se observó como los ciudadanos sufren fuertes caídas, e incluso una madre con bebe en mano estuvo a punto de caer siendo auxiliado por dos ciudadanos quienes la ayudaron a ingresar.