La consejera regional por la provincia de San Román, Nancy Salluca, dijo sentirse discriminada por el gobernador regional de Puno, porque en cuatro ocasiones pidió una audiencia y ninguna fue aceptada.

“Yo no voy a pedir un puesto de trabajo, ni obras, lo único que quiero es trabajar con honestidad, transparencia y eso parece que no le gusta a la autoridad regional”, remarcó la fiscalizadora.

Esta declaración brindó, luego de denunciar en el pleno que algunos consejeros son impedidos de ingresar a las obras como lo ocurrido en Yunguyo donde –según la consejera Deysi Chalco -habría sido restringida de ingresar a una obra por disposición del residente.

 


Redacción: FI