Uno de los pobladores afectados por la contaminación de la Cuenca Coata, Jesús Inquilla, dijo que hubo restricción para el ingreso de dirigentes a la reunión de la Mesa de Alto Nivel de Coata que se realizó el último viernes en la ciudad de Juliaca.

“Nosotros queríamos estar en esa reunión para decirle a los altos funcionarios del Ejecutivo Nacional que estamos siendo envenenados. Los habitantes tenemos problemas de salud a causa de la contaminación y consumo de agua no tratada”, declaró en Razón Libre de Pachamama Radio. 

Señaló que los representantes de los afectados por la contaminación de este rio, querían pedir la derogatoria de la norma que permite el ingreso de aguas servidas al Río Torococha.

 


Redacción: MYCH