El vicegobernador de Puno, Agustín Luque, debe asumir las funciones del ejecutivo, para no perjudicar la gestión de proyectos, porque actualmente se percibe problemas internos en la gestión del Movimiento de Integración por el Desarrollo Regional (Mi Casita).

Así lo señaló, el secretario del Sindicato de Trabajadores del Gobierno Regional de Puno, Simón Amador Mamani Chani, quien pidió a que solucionen lo más antes posible los conflictos dentro del movimiento, para no perjudicar el desarrollo de la región. 

“En la gestión de proyectos nos está afectando fuertemente al departamento de Puno, porque se está dejando de lado, cuando debían seguir tramitando más recursos económicos y el vicegobernador no tiene esas atribuciones”, manifestó.


Redacción: FI