El atleta puneño Max Henry Belisario Sucapura (33) se coronó como el nuevo monarca de la XXXV Maratón Internacional de Los Andes, desarrollada el último sábado en Huancayo (Junín), fruto de su trabajo inteligente y conservador.

Cuando todo hacía suponer que la victoria iba ser huancaína en la competencia de los 42 kilómetros 195 metros, ante la escapada que dio Willy Canchanya Canchanya, después de cruzar los 21 kilómetros con 1 horas 10 minutos —a la altura de Intihuatana, en El Tambo—, apareció Belisario y cruzó en primer lugar la meta en el Estadio Huancayo.

Canchanya, natural de Cullhuas, pisó el acelerador y dejó todo en la pista de la carretera Central (margen izquierda), pero al ascender hacia Intihuatana le faltó aire y piernas. No fue suficiente el aliento que le brindó Christian Pacheco, el actual campeón de la Maratón Internacional de Los Andes.

El embajador de Puno, que ha participado en varias ocasiones en el Desafío de Valientes, se impuso con un tiempo que no bajó el récord de Christian Pacheco Mendoza: 2 horas 15 minutos 14 segundos.

El alcalde de Huancayo, Juan Carlos Quispe Ledesma, entregó el premio de 12,000 dólares a Max Belisario por ocupar el primer lugar; Willy Canchanya se llevó 6,000 dólares.